Saturday, January 21, 2012

La Libreria Mental


La Librería Mental
En una jungla de concreto destrozado las calles se adornan con los residuos de una civilización que callo súbitamente y desapareció por completo dejando vagos rastros de su gran poderío ante este nuevo mundo. En uno de estos muchos lugares que se encuentran a través del mundo viaja un hombre solitario, vestido con harapos que ha logrado confeccionar de lo que ha encontrado en estas ruinas y de paso se ha armado con la tecnología de ellos; se ha convertido en un verdadero guerrero del camino, un beduino sin rumbo, una nueva clase de viajero post-apocalíptico.
-Solitario, todo abandonado justo como los otros lugares que he visitado- Dijo el hombre en voz alta ya que se le había creado una costumbre de hablarse a sí mismo, todo fuera para mantener la cordura, pensaba pero a la vez dudaba incluso de su misma sombra. Años llevaba de este modo, tanto en el camino como con sus peculiaridades, todo porque había dejado su tribu en busca de algo mejor. Según a él le había llamado el destino en sus sueños, una serpiente de oro que tenía un círculo de fuego flotando sobre su cabeza, para que viajara a estas grandes ruinas e investigara. Viaja, aprende, ve, asimila, enseña a tus hermanos lo que has visto, probado y escuchado en los desiertos para que por fin entiendan la razón de su miseria y si tienes suerte, si te esmeras, tal vez puedas encontrar el paraíso le había dicho aquella serpiente divina.
-Lemuria, Atlántida, América- Todas estas palabras las había escuchado anteriormente de su maestro y le daban más fuerza para continuar en su carrera hacia su destino– ¿Esa tierra prometida existirá?-
Constantemente durante su viaje se había cuestionado de la existencia de tal lugar y también comenzaba a cuestionarse si existía acaso algún Dios o fuerza superior que le estuviera guiando en su travesía, se cuestionaba a sí mismo si estaba cuerdo o no y sin lugar a duda cuestionaba también los motivos de todos los monumentos a su alrededor y su propósito general. Durante su tiempo de meditación escucho un sonido que capto su atención, no sabía de dónde provenía pero inmediatamente le invoco a asistir a su llamado y con la mayor prisa corrió hacia el lugar que parecía una clase de recinto para muertos.
-¿Alguien vive?- Pregunto el guerrero en cuanto llego al lugar, se veía razonablemente bien conservado a pesar de la basura que se encontraba en la entrada y algunos objetos que estaban tirados en el piso que jamás había visto, pero solo escucho el eco de su voz lo cual le asusto siendo que jamás había escuchado su propia voz proviniendo de otra parte que no fuera su boca. -¿Hola?-
Su respuesta fue nuevamente ese sonido desgarrador que se volvió nuevamente su guía en este lugar lleno de tótems de madera, en su interior habitaban unos objetos rectangulares colgando de gradas que estaban entrepuestas a lo largo de ella, y por no conocer su propósito simplemente les ignoro y respeto como siempre le habían enseñado en su tribu; no toques ni juegues con aquello que no comprendes o podrá destruirte, los Dioses son coléricos y deben ser respetados, recordó este poderoso hincapié que le hacia su padre siempre que le encontraba jugando con animales u objetos punzocortantes. Cuidadosamente avanzando se encontró frente a frente con un hombre que furiosamente rasgaba el interior de los rectángulos causando ese sonido tan peculiar, ese tan interesante rasgar de piel, ese bramido de un animal muriendo lentamente, que venía escuchando desde afuera, este hombre iba vestido de una manera sucia al igual que él pero con el cabello colgándole por todos lados con una mirada desorbitada, furiosa y completamente perdida en la locura de destruir estos objetos.
-¿Hola?- El loco inmediatamente se alarmo y grito en pánico para después correr a esconderse detrás de uno de los tótems de madera donde, como animal salvaje, empezó a gruñir y sisear.
-¡Aléjate de mi, déjame que debo destruir este lugar!- Grito el hombre enfermo de rabia que le miraba con odio y desdén.
-¿Qué hace, porque tortura a estos objetos?- Pregunto el guerrero al ver el destrozo que había en esta sección de la tumba de tótems.
-¡Destruyo todo el conocimiento en estos libros, estos libros malditos que han destruido al mundo deben ser destruidos, destruidos por destruir al mundo con su conocimiento!- Grito el hombre el cual se quedaba sin aire casi después de gritar una o dos palabras y difícilmente podía conjugar algo coherente, parecía no haber tenido contacto humano desde hacía meses o incluso años. -¡Todo debe ser destruido, el ciclo debe ser completado!-
-Pero yo no veo que esas cosas le hagan daño a nadie, a mi me parecen tan inocentes como los animales que habitan el hombre con nosotros-  El hombre enfurecido aun mas se acerco al guerrero caminando como si fuera una clase de sapo o lagarto; con su forma de andar en cuatro patas iba avanzando lentamente esquivando los libros que estaban en el piso; al acercarse sus pupilas se dilataban, la respiración se aceleraba y recalculaba lentamente su siguiente paso para evitar tocar estos objetos a los cuales llamaba libros. Lenta pero seguramente comenzaba a acercarse al guerrero del camino el cual se alejaba a la misma velocidad de este hombre que parecía demente y corroído.
-¿Qué no lo entiendes imbécil, que no vez el daño que hacen, que no sientes como te quieren manipular?- El hombre toco uno de los libros por error y se paró de inmediato, comenzó a brincar en el mismo lugar donde estaba como si se quemara los pies y gritaba en pánico entre chillidos cortados por su respiración rápida y honda. -¡Lo toque, lo toque, lo toque!-
-Yo sigo sin ver cuál es el problema…- El guerrero observo el libro mas cercano y lentamente se acerco a tomarle, entendió que en el frente estaba algo escrito pero no podía comprenderlo, de donde el venia no se les enseñaba a escribir ni a leer pero si les habían inculcado matemáticas muy básicas y supervivencia para vivir en aquellas tierras perdidas. Aun así, y por curiosidad, por morbo, levanto el libro y lo observo con mayor detalle; este era un objeto bastante antiguo y su delicioso olor a nuez le causo melancolía, le daba a entender que debía tener hay muchísimos más años de los que el tenia vivo y que su sabiduría debía ser mucho mayor que la de su padre o el jefe de la tribu. –Interesante… y bello-
-¡Déjalo, eso que tienes en tus manos es el apocalipsis, no es bello, te va a chupar el alma, que no vez que estos son los responsables de que el mundo este como esta, como no vez que ellos son los destructores de mundos!- El guerrero nuevamente analizo el objeto y no entendió realmente lo que mencionaba el viejo hombre demente, mucho menos la mención del apocalipsis, alma o mundos ya que el solo conocía un mundo y era este. El hombre comenzó a llorar mientras continuaba su danza en su mismo lugar -¡Déjalo!
-No entiendo que se supone que tengo que hacer con esto ni mucho menos como puede destruir el mundo, si me explica tal vez pueda ver a lo que se refiere-
-El saber leer es la peor maldición de todas y si te enseño debes entonces aceptarla y pasarla a los demás para que también puedan conocer este sufrimiento… si, si, si debo pasarte este dolor que cargo conmigo y debo enseñarte a leer, debes sufrir como yo, debes de, debes, así no estaré solo y tendré a otros que me comprendan, que me ayuden, si, tendré a mas seguidores y cumpliremos con este deber sagrado- El hombre sonrió malévolamente y comenzó a reír de manera desenfrenada para después comenzar a llorar nuevamente y caer de rodillas. –Prométeme que una vez que te pase mi maldición me mataras porque ya no puedo seguir viviendo así, no puedo continuar así, no debo continuar así, tú debes cargar con mi culpa y ser el siguiente mártir por que yo ya me canse, estoy viejo y harto, estoy viejo, estoy harto… estoy muerto ya-
Con estas palabras el hombre viejo quedo mudo exactamente donde había caído y no dijo nada más al guerrero. Por unos segundos el guerrero observo con detalle la bizarra forma en la que el hombre había acabado su triste vida en aquel lugar y con el mayor respeto posible se retiro a la calle para continuar su travesía.
Unas horas después decidió descansar dentro de unos monumentos y analizar nuevamente el libro. Al hacerlo se aterrorizo cuando pudo comprender el contenido pero a la vez quedo suficientemente intrigado como para continuar, haciendo de lado ese temor, esa ignorancia, y con lentitud dio vuelta y vuelta a las hojas sin saber cómo parar, sin saber terminar de deleitar esa necesidad que crecía en el, ese fuego eterno por el conocimiento, su nueva encontrada curiosidad por el saber… la maldición había pasado con éxito hacia él, solo el tiempo podría decir que pasaría con este hombre y su nueva necesidad.

Por: Vicente Manuel Muñoz Milchorena

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...