Saturday, January 21, 2012

Análisis de Lectura: El Príncipe de Nicolás Maquiavelo



Análisis de Lectura:
El Príncipe de Nicolás Maquiavelo

El término “Maquiavélico” desciende de una de las figuras más reconocidas, inmortal de hecho, dentro de la política y que proviene de la figura conocida como Nicolás Maquiavelo. Dentro de este escrito, el Príncipe que está dirigido a Lorenzo Medici, se explica como un Príncipe debe regirse a sí mismo, a su pueblo, a sus amigos y en general a sus alrededores.
Un tanto cínico pero más que efectivo para el nido de serpientes al cual hace referencia Maquiavelo, el cual irónicamente el mismo produce al escribir estas reglas que nadie se había tomado la molestia de dejar plasmadas en papel, donde habita esta realeza que menciona el digna de Pueblo y Dios. Una manera más acertada en la cual se puede explicar el libro seria un saludo entre dos personas sonrientes, ambos se muestran amigables, comprensibles, con oído atento a la persona que tiene frente, dándose halagos el uno al otro mientras buscan el punto débil de su adversario para dar la estocada con el arma que traen la otra mano.
De sus puntos de mayor importancia notamos un fervor Nacionalista, por Italia no Florencia, con el cual invoca a salvaguardar la gloria Itálica, haciendo referencia a aquella Italia unida bajo el Imperio o República Romana, que en aquellos tiempos estaba perdida y como consecuencia se tenía una invasión extranjera proveniente de todos lados como fuera así el Sacrosanto Imperio Germano, Francia y España al igual que una desunión Italiana que viera a las naciones de Venecia, Génova, Sicilia, los Estados Papales y Lombardía, al igual que otra infinidad de estados naciones que aparecían y desaparecían con un parpadeo, pelear por el dominio de estas tierras.
La política que se maneja dentro del libro nos hace una referencia a tomar lo mejor de lo peor porque se toma como un hecho que todos los hombres son de mala calaña. Todo aquel hombre bueno, que puede servir a un amo o por su cuenta, ya sea en amistad, armas o como confidentes, deben ser en la mayoría de los casos de precaución ya que terminan siendo, en algunos casos, mucho más competentes que el hombre a cargo el cual sería el Príncipe como menciona Maquiavelo.
Donde sí propone entera y total confianza es en la bendición divina de Dios y en las armas propias, la de los soldados en casa que se han de formar solo de aquellos dignos de portarlas, en lugar de las armas rentadas, todos los mercenarios que tenían inundado Italia desde los tiempos Romanos cuando los Foederati ya invadían el ejercito del poderoso Imperio Romano, ya que estas vacían las arcas muy rápido y su eficiencia es dudosa en batalla ya que tanto pueden ser de confianza o pueden ser de preocupación, como punto de referencia y sin hacer ofensa se hace hincapié que un Mercenario trabajo por lealtad a la moneda y no a la palabra o figura de alguien, como habría de comprobarse durante los eventos mencionados en el libro de los cuales destacan la Invasión Francesa o los Estados Papales bajo Julio II.
Tomando un ejemplo claro observamos como Maquiavelo hace mención a los movimientos de Julio II, el cual fuera uno de los Papas más poderosos que se vieran durante la época, el cual confió de principio en las armas rentadas, después hizo una junta entre rentadas y propias generando así las llamadas armas mixtas y a final de cuentas se decidió por las propias ya que estas mostraban una mucho mayor lealtad hacia él, como General ante todo pero también como el Papa, por una cantidad monetaria mucho más reducida que la prestada a las armas rentadas obteniendo también una fuerza que es posible moldear al gusto y la cual puede aprender de sus errores para así evolucionar a ser una fuerza de combate terrible como lo fueran los Tercios Españoles formados por Caballería, Infantería de Picas y Arcabuceros, los Zweihanders Alemanes con sus temibles espadas de dos manos alcanzando casi los dos metros, los Piqueros Suizos que hasta la fecha siguen prestando su servicio al Papa y otra infinidad de unidades que invadían los campos de batalla Europeos.
De la persona propia menciona que debe convertirse en el Sol, el joyero donde todos pueden depositar su esperanza, el hombre noble que defenderá al reino y el que lo llevara a la gloria, todo esto es parte del plan político pero también existen intereses propios de por medio y todo debe encontrar un equilibrio medio ya que cuando uno es nuevo en el campo político y no ejerce suficiente fuerza todavía debe moverse con cuidado y generar solo buenas impresiones para que cuando se obtenga el poder total y se le tenga otorgada una silla junto con los demás, o en su defecto se le dé la silla desde donde manda sin control, comience a desenmascararse y saque las garras para así comenzar a tomar la rienda del Estado y llevarlo realmente a la gloria que se merece a como dé lugar pero dando siempre lecciones a su Pueblo que le forcé a ser amado, que les haga recordarlo por la inmortalidad del tiempo, tiene que ser noble y a la vez despiadado, tiene que saber manejarse a si mismo dentro del juego de la capa y espada con intriga, humo y espejos, traiciones y todo aquello que le pueda servir para evitar caer el mismo en el abismo oscuro del cual no hay otra salida más que la muerte.
A final de cuentas la propuesta que se nos entrega en la mesa es la verdad de cómo se debe manejar uno mismo ante el mundo para lograr la impresión y a final de cuentas convertirse realmente en un gran líder y poder manejar grupos o incluso el Estado mismo a placer, el Príncipe termina evolucionando del Camello, aquel que sabe soportar con paciencia todo el peso o carga, al León, aquel que comienza la destrucción de todo lo que lo rodea, como lo mencionase alguna vez Nietzsche. Como nota final se podría considerar que el libro genera una inclinación muy egoísta y prepotente hacia el sujeto que debe gobernar el país pero también se hace recordatorio de que uno debe ser justo y cuidar todo lo que se hace o se diga de lo contrario puede encontrarse con el odio completo de su Pueblo, el cual no considera tan peligroso pero de igual manera debe tenérsele precaución y respeto más que nada por el motivo de que hoy en día es más fácil unir a un pueblo gracias a los medios de comunicación masiva, o de los Militares, los cuales a final de cuenta siguen teniendo las armas y son más fáciles de provocar si no se les da lo que quieren cuando lo quieran y como lo quieran,  y  final de cuentas termine con un cuchillo en la garganta por parte de un asesino, sus amigos, sus jefes de guerra o el mismo pueblo.

Analisis por: Vicente Manuel Muñoz Milchorena

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...