Wednesday, July 29, 2015

¿Que es ser Mexicano?

¿Que es ser Mexicano?

La pregunta parece no tener sentido, para que, ya sabemos lo que es ser un Mexicano, un buen ciudadano, un Patriota, de tradiciones y herencias milenarias.

¿Por que entonces?

A mi mente viene un recuerdo de niño, mirando un canal americano salia la bandera de EEUU y pregunte a mi padre, Papa, por que esa bandera no esta aquí, el río y me dijo por que esa no es nuestra bandera, el idioma que hablan, el Ingles, tampoco y San Diego era parte de otro país a pesar de estar a una corta distancia, al otro lado, mi confusión gracias a esto crecía. Pensé que yo era alguien raro e inadaptado ya que prefería pensar en Ingles, prefiero todavía, y algunos de mis mejores trabajos están en esta lengua.

¿Por que?

En la universidad lo entendería, un Profesor, de la carrera de Historia, nos hizo la pregunta que me hacia temblar:

¿Que es ser Mexicano?

De inmediato las respuestas, el nacer aquí, el ser criado aquí, las tradiciones, la historia, en fin, las respuestas se dieron y de ahí vino otra pregunta, otra que impacto tan duro en los cimientos de mi ser que no me dejo mas duda.

¿Quien se siente Mexicano?

Silencio, seguido por algunas manos que se alzaron -¡No estaba solo!- Pensé

Pregunto entonces el Profesor, ¿por que y los que no levantan las manos, por que no se sienten Mexicanos?

Yo conteste: -Siento mas conexión con EEUU y España que con México. No fui el único que respondió de esta manera y se genero un debate donde varios se sintieron ofendidos.

¿Por que? Por que esas tradiciones y cultura no están aquí, por la distancia al centro de poder y esta cultura, por la diversidad del Norte con el Centro y el Sur, el Profesor asintió a estos comentarios y continuo.

Ambos están en lo correcto, unos se sienten así por que el Plan Nacional ha tomado efecto sobre ustedes, los otros ha sido lo opuesto, no están solos, las regiones en México mantienen sus tradiciones y estas se han extendido al resto del país para crear una idea nacional de que y quienes somos, esta idea es una herencia de la Revolución Mexicana y si ustedes preguntaban antes de este periodo que era ser un Mexicanos todos dudarían en responder, no existía esta idea de identidad como nación, la idea hoy es joven todavía y como en aquel tiempo parece fallida, la identidad trata de homologar cuestiones que para un gran porcentaje de mexicanos no le es relevante, no sienten conexión con sus raíces como muchos criollos y mestizos en su tiempo, hablando de ello pero negando la cuestión indígena, poco es lo que nos une realmente, las ideas regionales predominan fuertemente y el separatismo de ese centro Imperial Neo-Mexica que hoy todavía late en nuestra nación, en donde se crean imágenes de Dioses-Presidentes, ideas Centralistas y una cultura que no encaja si no es inculcada desde una joven edad por medio de un nacionalismo férreo, nos pregunto entonces:

- Jóvenes, que significa ser Mexicano si no es que la tristeza de los recuerdos amargos como la falta de mas de la mitad del territorio nacional cuando no se entiende por completo el contexto de lo que paso en ese momento, de traiciones y traidores y de héroes exagerados para enaltecer la imagen de una gran nación donde los buenos son buenísimos y los malos son malísimos, de luchas continuas de poder donde millones perdieron la vida y otros mas murieron de hambre, por codicia, una avaricia necesaria para aquellos que nunca tuvieron nada y de una urgente necesidad de tener todo en orden por una sola vía, fuese la que fuese.

En México ese es un sueño perdido y hundido en una realidad que hoy en día nos abruma y nos debería hacer reflexionar, hoy en día no solo pensar en que es ser un Mexicano sino que es lo que representa a México.


¿Y bien, que piensan al respecto?

La filosofía de la botella

La filosofía de la botella

No es una filosofía (una Filosofía involucra todo un sistema de pensamiento filosófico del cual el ejemplo es carente y lo menciono por que se que los Filósofos se ofenderían si hiciera el comentario así nada mas), mas bien una idea que tuve alguna vez después de tomar unas clases de Ontología. Realmente no es la botella la que nos importa, la botella sabemos que existe por que esta frente a nosotros y de una u otra manera podemos saber esto a través de los cinco sentidos, lo que nos preocupa es el contenido que esta.

El ejemplo es el siguiente, tenemos una botella y contiene algo, sabemos esto ya que en primera instancia podemos percibir a través de el cristal que algo la opaca, escuchamos que algo se mueve adentro y suena como un liquido y al abrirla se escucha que sale el gas, ende lo que sea que este adentro no ha sido perturbado mas que por esta acción que hemos realizado, hasta el momento estamos seguros que el contenido es lo que indica ser, cerveza, y de esto nos percatamos por medio de un tercer sentido, el olfato.

Aunque estos tres nos han ayudado, y por medio de la razón estamos creando una relación tanto de categorías como de sujeto-objeto, podemos usar dos sentido mas para comprobar si el contenido realmente es lo que dice ser, por medio del tacto, poniendo el dedo sobre la boquilla de la botella, podemos comprobar que es un liquido en realidad lo que suena y nuevamente con el oído escuchamos el movimiento que sucede adentro al subir y bajar, para finalizar podemos usar el gusto y comprobar que esto realmente es una cerveza… o no.

El problema innato de los sentidos es que nos pueden defraudar de una manera considerable, en esta situación tenemos por experiencia, proveniente de los sentidos y a través de la razón, que el contenido de esta botella es realmente cerveza, pero que pasa cuando este de pronto no esta o no es lo que pensamos que era, que pasaría si nos diera indicios de que es algo totalmente diferente como una melaza que despide un olor a cerveza pero sabe a a chocolate y de igual manera un liquido que al ser liberado de su envase se transforme en un gas, como el gas LP que a su vez es inodoro y letal para cualquier criatura viviente si este se inhala en grandes cantidades.

Aquí es donde nos encontramos con la frase de Descartes, Cogito Ergo Sum, primero pienso, después existo. No podemos dejar solo a los sentidos el asumir el contenido de la botella ya que, como hemos establecido anteriormente, realmente no sabemos que es lo que contiene la botella o en su defecto si el contenido de la botella existe dentro de esta o incluso si es que la botella es real, si nuestros sentidos nos engañan entonces como podemos saber si el mundo alrededor de nosotros es real.

Tomando esto en cuenta, de un mundo donde posiblemente nos encontremos atrapados en el cual todo no es mas que un reflejo de lo que realmente es, la realidad en si como un concepto metafísico, y puede que sea un reflejo equivocado del logos, que por logos me refiero a lo que nosotros interpretamos de los sonidos que usamos para referirnos a un objeto, la falla aquí es causa para infinitas confusiones y para que la experiencia a su vez quede contaminada y en debate, dejando claro entonces que no existe una verdad absoluta sino un sin fin de interpretaciones de la verdad en la que podemos llegar a un acuerdo siempre y cuando todos tengan en su capacidad comprobar que lo que se ha establecido es realmente lo que todos dicen que es.


Tu, que estas mas allá de mi, del texto y de todos, piensa, lo que hoy hablo es nada mas ni nada menos lo que he mencionado o acaso oculta algo que yo mismo desconozco.

El Dasein Mecanico

En el cuadro medio de un edificio olvidado, un lobby de cristal quebrado, nacía una pequeña planta iluminada por un diminuto haz de luz, suena un taladro mecánico en el exterior, una figura humana de metal trabaja arreglando el edificio con los primeros rayos del sol.

La figura se acerca lentamente a ella, la observa cuidadosamente, la analiza. Voltea hacia atrás rápidamente, regresa la mirada a la planta y la destruye estrujándola en su mano metálica.

No comprende el propósito de aquello que no pertenece al plano original de la estructura que esta reparando, debe ser removido para continuar el proceso de reconstrucción de San Francisco, en su mente esa es la única prioridad mas allá de eliminar todo aquello que atente contra todo esto como el sonido de un vehículo en movimiento que viene a paso lento a unas calles de su locación.

-Tu puedes regresar a “Elcielo”- piensa mecánicamente, Maestro le ha programado así. “Todo ser vivo pertenece a Elcielo”. Error de dedo al programar, común entre los humanos, pero la maquina aun no lo comprende, “destruye” todo lo vivo, en Elcielo estará “mejor”.

Pasa con calma a la plataforma en donde tiene un viejo rifle de asalto que consiguió de una casa abandonada y va con calma al exterior en donde encuentra un terrible pretexto de vehículo al cual le dispara de manera controlada, un disparo a la vez, llantas, parabrisas, ve un rostro y dispara, una mano y dispara, quince disparos después toma con calma los cartuchos percutidos, los cuales guarda en una bolsa de lado, y avanza hacia el vehículo para ver que puede recuperar de valor.

No hay armas, no hay herramientas, solo seres vivos, ahora salvados, un trabajo bien realizado, como siempre. Camina hacia la plataforma, el equipo se encargara de varias los cuerpos-contenedores. Maestro le ha indicado absorber un instructivo que se llama libro. El es el elegido, el salvador, lo ha nombrado, el instructivo se encargara de despertarlo.

Es curioso, su maestro tenia tiempo que no le indicaba nada, no le hablaba, no ponía atención a eso ya que le había inundado de una infinidad de trabajos. El instructivo la parecía inútil pero lo observo con detalle, Ser y Tiempo, decía, pero que era ser y que tenia que ver el tiempo si todos los seres vivos morían, inútil para alguien que no fuera el ya que el solo podía apreciar el valor del tiempo y la futilidad del ser, comenzó a leer.


 ¿Muerte? ¿Cual era el interés en la muerte? ¿Que es un Dasein? ¿Conciencia? Estos conceptos no se los había enseñado su maestro, no con la importancia que les daba el instructivo. ¿Soy un Dasein?...

El desacuerdo

Peleamos y nunca llegamos a un acuerdo, de todo lo que hablamos solo pudimos concordar en que no vemos la vida de la misma manera, son casi cuarenta años de diferencia la que nos separan y un mundo de experiencias aparte la que deja en claro donde estamos parados.

Si bien te ofende a mi no me importa, lo que siempre dije fue por el bien de los dos y no fue hasta después de muchos años que decidiste recapacitar al respecto y dejar de tomar, si lo hacías y te mantenías sobrio un año yo me cortaría el pelo y la barba, me mantendría así mientras tu estuvieras sobrio y podríamos vivir mejor los dos, tratando de comprendernos mejor.


 Hoy me enorgullece decir que ya es un año desde que dejaste de tomar, te dejo mi cola de caballo como muestra de que también cumplí mi promesa y la seguiré manteniendo, lo único que me gustaría es que pudieras verlo.

The Old Man and the Black Bridge

The old man traveled through the canal admiring the surrounding area, what once had been a decadent yet sprawling city was now...