Friday, January 18, 2013

Reflejo


En aquella casa de dos pisos nada peculiar y mas parecida a todas las demás que cualquier otra en la cuadra reinaba un silencio de hogar, aquel que ya no es completo, donde vigilan el zumbido de los aparatos electrodomésticos y uno que otro brillo de focos diminutos.


De un cuarto de esta casa, donde dormitaba uno de sus habitantes, provino un extraño movimiento y lentamente se produjo una figura que abría la puerta con cuidado, avanzando como un ladrón tratando de provocar el menor sonido, para así asaltar el refrigerador, objeto a pocos pasos de distancia de dicho cuarto aunque fatalmente lejos en dichas condiciones cuando la ley de murphy, lo que puede salir mal saldrá mal, aplicaba constantemente en los intentos de no producir ruido.


Lento, paso a paso, casi arrastrándose, le figura palpita cada vez mas con emoción, su respiración alterada y su corazón bombeando de manera irregular, tal vez sufría de algún problema del corazón pero así lo hacia, la llegada parece eterna pero una vez en la cocina asume una velocidad inhumana para prepararse un pequeño aperitivo nocturno consistiendo principalmente de pan, varios tipos de carnes frías y algo de verdura, por aquello de querer evitar un ojo feo por no comer sus frutar y verduras del día, al menos en su mente así lo quería ver pero realmente no existía una figura que se lo impidiera como tal.


Una puerta lentamente cede y comienza a chillar sus bisagras, la figura se queda congelada al escuchar tal movimiento y busca la procedencia, parece no ser el cuarto de las figuras de autoridad, ni mucho menos el de sus hermanos, su puerta había quedado abierta, la respuesta quedaba frente a el, aquel movimiento le había sacado un buen susto y casi le hacia brincar en pánico hacia el escondite mas cercano, que era la mesa del comedor.


Deprisa termina de comer aquello que había preparado y deja los restos en la basura, el plato lo limpia de inmediato y guarda, su tarea cumplida vuelve de regreso a su guarida pero no antes de ser distraído por un reflejo en la esquina de su ojo que termina por ser su reflejo en un espejo pequeño que cuelga de la pared cerca de su cuarto, lo que no se explica es por que, en su mente, había visto una clase de haz de luz proveniente del mismo. Al acercarse no vio nada especial mas que su propio reflejo el cual era iluminado levemente por la luz de una lampara de calle pero no entendía por que sentía cierta morbosidad en aquel pequeño reflejo de si mismo, no tenia nada especial, era solo el, al menos de pecho para arriba, se veía cansado por largas sesiones nocturnas frente a la computadora con ojeras espantosas que le hacían ver como mapache, su rostro decayendo lentamente, la mirada algo perdida, cabello regado, corto.


Nuevamente apareció el haz de luz en el espejo y un vistazo rápido alrededor no revelo nada que pudiera producirlo, seguía siendo solo el, la sala, la poca luz que provenía de la ventana y la oscuridad. Un ultimo vistazo al espejo revelo un cambio en su figura, se veía un poco alargada, su cabeza parecía una clase de cono cilíndrico al igual que su mentón, los ojos se habían alargado un poco pero todavía eran notablemente humanos y la nariz parecía un poco aguileña. La curiosa transformación atrapo la curiosidad de la figura y se acerco para mirar con mayor claridad algo que se venia manifestando en el espejo, una especie de efecto que le era visible a estas horas de la noche.


Mas cerca noto que ahora su figura era un poco mas alargada, la cabeza se había vuelto casi un cilindro, el mentón estaba algo caído, la boca estaba enorme, con labios gruesos cinco veces del tamaño original, una nariz que se había vuelto un pico, los ojos extendidos hacia todos lados pero a la vez formando una clase de cuadrado con puntas redondas, el cabello, ahora que lo notaba, parecía no estar presente en su cabeza, una pasada de mano por el tope comprobó que todavía existía en este reino pero no en el opuesto, la mano, de paso, apareció como una extensión gigantesca que cubría casi toda la extensión del espejo.


Paso a paso se acercaba mas al espejo y cuando lo hacia cada vez se volvía mas y mas deforme su reflejo, al principio fue una morbosa curiosidad lo que le atrajo, después el gusto por ver lo que se reflejaba, la imagen atemorizarte que veía le impactaba y le hacia pedir mas, después el simple morbo de seguir avanzando hacia esta para ver que mas podía hacer, al final ya no sabia por que lo hacia pero su avance era continuo y sin detenerse. Al final se encontraba casi sobre el espejo cuando vio nuevamente el haz de luz y ahora todo lo que era luz era oscuridad, oscuridad se volvía luz, blanco a negro y negro a blanco, el cambio fue tan drástico que su mente se encontró vagando en un infinito nuevo espacio en donde no podía comprender lo que veía, las figuras eran tan radicales, deformes para nosotros o bellas, incluso demasiado bellas, tanto que podrían volverlo a uno loco con el tal de tratar de comprender tan solo una porción de esa estructura, el piso no era consistente, cambiaba de pronto y se dejaba ver y sentir de otras maneras, incluso oler, el movimiento no era posible como lo hacemos nosotros, el se quebraba de pronto para reformarse en otro punto del mismo plano o se deslizaba y escurría hasta llegar a un nuevo punto geográfico, el no era el ni tampoco sabia que era lo que estaba pasando aunque no tenia miedo, ni felicidad, ni nada, simplemente no había sentimientos en este momento mas que la necesidad de mantenerse en movimiento.


Lo único que pudo comprender en aquel punto de su existencia era una figura, que no yacía ni viva ni muerta, no pulsaba con ningún sentimiento, no parecía estar interesada en nada ni nadie pero a la vez mostraba curiosidad, si es que así se le podía decir, por la presencia de una nueva figura que no correspondía a la de este lugar. En su alucinación, por que así es como comprendía la situación, creía escuchar palabras provenientes de aquella otra figura que le miraba con extrañeza.


-Bienvenido, hermano, que tu estadía aquí sea... lo que gustes hacer de ella-

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...