Sunday, January 13, 2013

Computadora


Esa computadora era la cosa mas rara que había visto en mi vida.


Para empezar usaba un tipo de memoria llamada R2, se parecía mucho a las memorias que usamos hoy en día dentro de la familia DDR o sus predecesores pero esta tenia cuatro divisiones que encajaban en un espacio minúsculo, la memoria en si era de un grosor milimétrico pero lo suficientemente dura como para no quebrarse, y una vez que entraba en su espacio correspondiente se quedaba encerrada en un plástico que la aislaba de sus muchas hermanas, aunque creo que la memoria entraba en una ranura que estaba en una tapa y no en la tarjeta madre en si, posiblemente un método de prevención para que siempre estuviera cerrada.


Recuerdo que cada una era de 128 GB y había al menos unas 16 de ellas en total.


No recuerdo discos duros o alguna otra clase de manera de almacenamiento visibles en ninguna parte, tampoco el procesador pero recuerdo que el poder de la maquina era inferior a la de aquellos tiempos aunque mucho muy superior al que manejamos hoy en día, la medida ya entraba entre los cientos de giga-hertz.


La tarjeta de video era un bloque gigantesco de tres ranuras, algo parecido a las SLI que usamos hoy en día, pero no tenia ningún conector visible en la parte donde usualmente debería tener conectores. En su lugar tenia una clase de agujero que producía un campo electromagnético, esto sucedía cuando la maquina estaba encendida, y ahí podía conectar una clase de cable o extensión, la cual flotaba en medio de esta, de una base que mandaba una clase de señal inalambrica al monitor.


El monitor giraba la vista hacia donde uno estuviera mirando, es decir que mientras estuviera dentro del rango del ojo humano el monitor este siempre vería la imagen como si estuviera viendo el monitor directamente y no de lado. El aparato en si era un pedazo de cristal semi-ovalado, solo podía uno observar la imagen cuando estaba encendido.

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...