Monday, March 11, 2013

La primera palabra


Era tarde, me encontraba comiendo algo de comida china por la noche mientras caminaba hacia el sitio de Taxis que me llevaría a mi residencia, ahí fue cuando me di cuenta que ya era demasiado tarde, tan tarde que estaba oscuro por completo y la luz era inexistente. El taxi estaba ahí, lleno aunque la gente fue suficientemente amable para hacerme un pequeño campo donde me pudiera sentar, por fin a casa.

Al día siguiente unos amigos bastante raros me invitaron, por medio de cámara web si bien recuerdo, a un hotel donde se encontraban junto con otras personas, el hotel no se me hacía conocido pero tenía una finta tropical y agradable, había bastante luz y todo parecía estar bien a pesar de las locuras que estos tipos estaba haciendo por su lado.

Entonces… llegue con él, un hombre vestido con una bata negra que me hizo una pregunta bastante rara mientras me pedía que me sentara en lo que parecía un trono.

-¿Cuál es la palabra?- Eso es lo que recuerdo aunque mi mente divaga, tal vez la pregunta fue diferente aunque sin darle importancia yo no sabía la respuesta y ahí fue cuando él me proporciono una opción para sacarme del apuro. –Las palabras del iniciado son, generalmente…-

La segunda opción ya no la recuerdo pero la primera era algo parecido a Ashkaba, Cashkaba o Aaskaba, recuerdo haberla visto en alguna clase de papel, la palabra floto frente a mí, y buscando hoy encuentro que lo más cercano a esta es la palabra Ashjabat, una ciudad en medio Oriente, de donde origina una religión conocida como Behaísmo.

Una vez seleccionada la palabra apareció frente a mí lo que parecía como un papiro y una sección donde se escribía la palabra eefeet o eefreet, lo más cercano a esto es la palabra efrit o ifrit el cual es un ser mitológico árabe muy parecido a los famosos genios de los cuentos aunque esta versión es caótica.

Al momento de hacerlo el regreso su mirada a mí y yo comencé a hundirme lentamente en la silla, continúe haciéndolo hasta llegar a un mundo de oscuridad donde caía lentamente mientras me preguntaba a mí mismo… quien soy… de dónde vengo… y a donde voy… el pánico nunca me domino, simplemente fue un estado nulo al momento de caer y llegar al apartamento de mi abuela en la Ciudad de México, tenía años que no veía ese lugar pero estaba exactamente igual. Me encontraba en el piso, tirado pero sosteniéndome débilmente con rodillas y codos, músculos tensándose y una clase de miedo que cruzaba lentamente por mi cuerpo e iba en aumento.

-No tengas miedo, deja que pase, el universo simplemente está leyendo tu mente para poder cargar… no tomara más de cuatro minutos- Cuatro minutos de que, cargar el universo, leyendo mi mente, eso no tenía sentido y a la vez sí, de pronto comencé a tensarme más y fue cuando regrese a la realidad, a mi cama, a mi habitación, al lugar donde vivo actualmente.

¿Qué fue lo que paso?

Acaso fue un aviso del universo o estaban tratando de pasarme información de algo… tengo mis dudas y existen muchas coincidencias, jamás había escuchado del Behaísmo ni mucho menos de la Ciudad, también recuerdo que en algún punto pensé o vi algo acerca de las nueve palabras y pensé que una estrella de nueve puntas sería la solución, la estrella de nueve puntas es usada por el Behaísmo como su símbolo.

¿Quién está llamando a la puerta?

¿Realmente quién soy, de donde vengo y a dónde voy?

¿Por qué?

¿Existe alguna clase de extensión o punto especial que me ayude a continuar vigilando esto?

¿Qué otros secretos más guarda el universo?

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...