Sunday, March 10, 2013

Felix y Emilia


Félix Uriarte esperaba en el modesto café, miraba ansiosamente su reloj y observaba la ventana pero no veía a nadie venir, miraba a su alrededor para ver si no se había equivocado de mesa, no vio mas que a dos personas en una mesa alejada y a la mesera que limpiaba lentamente algunas de las mesas cercanas a el.

Le puerta se abrió y se escucho la campana que alarmaba a los encargados del café en caso de no escuchar el rechinido de la puerta, por ella entro una mujer vestida con un habito negro y tocado blanco quien brevemente observo el lugar y se dirigió a la mesa donde se sentaba Felix.

-No...- Felix quedo atónito ante aquella vista, su rostro fue lo suficientemente expresivo como para que la mujer se riera al observarlo de vuelta.

-Han pasado muchas cosas... Felix.

-Así parece ser- La mujer tomo asiento frente a el y se acomodo con cuidado en el asiento mientras se percinaba. -Me podrías decir... ¿que es esto?- La pregunta era obvia pero Felix no quiso dejar la pregunta en duda y apunto al habito.

-Encontré a Dios, Felix, eso es lo que significa esto-

-Bueno, no se que decirte, aunque entiendo que han sido siete años desde que nos vimos la ultima vez-

-No iba por buen camino, tuve la suerte de encontrarme en la casa de Dios en mis peores momentos y ahí fue donde vi su benevolencia y omnipotencia-

-Que bueno que cambiaste, al menos ahora tengo la seguridad que si me llaman buscándote no va a ser por que le pegaste en los huevos a algún policía o por que sufriste una sobredosis de algún suero que creaste con químicos caseros-

-No hablemos de eso, todo eso quedo atrás, hoy solo existo para servir a Dios y su voluntad y su voluntad ahora es que vea por que sigas el buen camino, que regreses a su rebaño, Dios te busca Felix-

-Momento, yo no ocupo ayuda de nadie-

-La ocupas, te has desviado mucho tiempo de la luz que es el señor y el no se ha ofendido, vengo hoy como una muestra de que el quiere cuidar bien de ti y que no te desea ningún mal-

-Eso es bueno, al menos ya se que tengo un enemigo menos una vez que me vaya al otro lado-

-Esto no es un juego-

-No lo estoy tomando como un juego, tengo ya suficientes problemas como para tener al todopoderoso, sea quien sea, en mi contra. De igual manera si no me voy a tu cielo, o al lugar prometido que profesas, me iré al cielo en otro y eventualmente me iré a unos veinte o treinta infiernos o lugares de castigo, todo es muy confuso cuando tienen tantas divergencias-

-El infierno no es motivo de burla, Felix, esto es algo mas que serio y quiero ver que tu alma no pase penurias en el infierno a manos de Satanás-

-Mira, no se cuales fueran las circunstancias que te empujaran a unirte a la religión pero si esto te ha salvado de tu camino a la destrucción por mi esta bien, me alegra que estés mejor-

-Gracias--

-Pero, debo dejarte en claro que yo ya estoy perdido, no existe un Dios actualmente que me permita la entrada a su tierra prometida, lo dudo realmente, y te lo reafirmo diciéndote que las cosas han empeorado bastante y hoy en día me encuentro como vasallo de Rigoberto-

-¿Vasallo, por que?-

-Las razones son variadas y es una explicación muy larga pero hoy me encuentro en ese cuadro y no tengo manera de salir, hasta ahí llega mi explicación-

-No puedo creer que te aliaras con uno de los vasallos de Satanás, Felix, nunca lo creí de ti-

-Ni yo tampoco, pero las cosas podrían estar peor-

-Si tu alma ya esta condenada a los fuegos eternos del abismo entonces no hay cosa peor que esa, no existe esfuerzo suficiente en la tierra que pueda salvarte mas que la misericordia de Dios una vez que llegues a ser juzgado en las puertas del cielo-

-Que me mande al infierno de igual manera, prefiero vivir en sufrimiento conviviendo con todos aquellos que conocí aquí que estar allá arriba en una puta nube tocando un harpa-

-Cuida tu lenguaje Felix y no ofendas al Señor-

-¿O que, me va a tirar un rayo en el culo? Por favor Emilia, no me quieras ver la cara de pendejo con estas patrañas, papa nos enseño bastante bien como para que tiremos sus enseñanzas a la basura-

-Papa era un viejo estúpido, otra arma de Satanás para confundirnos y llevarnos directo al abismo, por su culpa yo casi termino en el infierno--

-No insultes a nuestro padre que sus creencias políticas y religiosas nos formaron bastante bien, tu fuiste la que se desvió de una manera exagerada, tu te ahogabas en alcohol todos los días con tus amigos, tu fuiste la primera en fumar, tu buscaste nuevas drogas hasta que no hubo una que no hubieras probado, varias veces te tuvimos que llevar al hospital o recogerte de el, cuantos abortos tuviste, cuatro, cinco, no recuerdo, quieres que continué con la lista o ha quedado suficientemente en claro mi punto, tu fuiste la que tomo ese camino, tu sufrimiento fue producto tuyo exclusivamente por que no sabes como controlar tus vicios-

-Basta, basta, me estas tratando de confundir-

-Los que te tienen confundida son los que profesan amar a Dios, ¿si tanto lo aman por que no regalan todo lo que tienen en el Vaticano, lo funden, y lo reparten equitativamente?-

-No puedo creer que mi propio hermano se atreva a hablar así de la Iglesia-

-Ni yo puedo creer que cayeras tan bajo como para dejarte controlar por la Iglesia Católica, que harás la siguiente vez, ir a África y poner cara de Santa para que te canonicen mientras que te robas todo el dinero que te manden, ¿eh?-

-¡Arderás en el infierno Felix, te lo juro!- Ella se levanto de golpe y apunto con su dedo indice derecho a Felix. -Escucha mis palabras, Felix, tu alma esta condenada por que tu buscas servir a Satanás y apresuras tu visita al averno al seguir los pasos de Rigoberto, el, primero que tu, arderá con ansias en el infierno y me da gusto, me da gusto que ardan el y tu por estar tan enfermos, me dan asco, repulsión, no puedo creer que seamos de la misma sangre, esta debe ser una prueba de fe que el Señor ha impuesto en mi, la resistiré y orare, lo haré todos los días, por que algún día sus almas sean purificadas y puedan entrar con nosotros al lado del Señor-

Mientras gritaba esta litania Felix observo aquella sonrisa maléfica que se formaba, las facciones de su rostro se veían mas vivas y aquellos ojos parecían navajas que apuntaban hacia el, fríos, inertes, mortales; lentamente comenzó a moverse hacia atrás y acelero el paso hacia la puerta mientras le gritaba de vuelta pecador y perro enfermo a lo cual Felix no respondió absolutamente nada, el solo se quedo viéndola fijamente mientras salia y una vez que desapareció abrió un pequeño relicario con una foto de ella de hacia varios años, paso su dedo pulgar sobre este y lo guardo.

-Al menos ella si se salvara...- Felix suspiro y observo su café, una larga noche estaba por delante y esperaba que esta conversación fuera a animarlo, no fue del todo mala pero no era exactamente lo que esperaba, ahora solo quedaba el largo viaje de vuelta a casa y una rápida parada en algún mercado cercano para suministrarse de unas cervezas y cigarros.

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...