Monday, March 4, 2013

Furia


En su furia se había convertido en otra persona totalmente distinta, no diferenciaba credo, lengua, sexo o preferencia de algún tipo, en su mente todo eso se había vuelto inútil y sin sentido, lo único que el entendía es que en su mano sostenía aquella arma, un revolver, que solo requería de un ligero jalón para ejercer un poderoso impacto que podría destruir carne, hueso, incluso metal y concreto.

El primero en caer fue un hombre que no reconocía, de lentes, su mirada era incrédula, le trato de decir algo pero no entro en su cabeza, un ligero jalón de dedo hizo que la rodilla derecha de su victima se convirtiera en una masa sanguinolenta que estaba entre el piso, la pared del fondo y colgando desesperadamente de la misma victima que se encontraba hundido en un dolor absoluto, sudando frio y tratando de no perder la conciencia.

Detrás de el aquella bestia escucho algo, sin pensarlo movió su cuerpo de inmediato y soltó una bala reflexivamente, la mujer que iba corriendo hacia la primera victima cayo de golpe al piso y con manos temblorosas se cubría la herida de la cual salia un borbotón continuo de sangre.

Una tercera figura llego al cuarto, este era enorme, de grandes músculos, su rostro denotaba que estaba furioso pero a la vez no era el rostro que aquel monstruo cargaba consigo, el suyo era un rostro de furia pura sin control, de una bestia desatada, la del otro hombre simplemente era una muestra de su impotencia a la situación.

Sin pensarlo mas otra bala salio del arma y el gigante cayo de golpe al suelo, impactándose contra la pared que fue lo único que previno que cayera al piso como los otros dos lo habían hecho.

Después de pasado esto hubo calma y con toda la serenidad posible el hombre uso el teléfono de la casa para marcar a emergencias, no dijo nada, simplemente dejo descolgada la linea y se retiro de aquel lugar que alguna vez había llamado hogar. 

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...