Thursday, July 11, 2013

Diario de Kenneth Howlett, 18 de Abril, 1964.

Diario de Kenneth Howlett, 18 de Abril, 1964.

Ya estoy viejo para estas cosas, caminar es suficiente problema como para que me tiren en la cara a una de esas cosas.

Estaba en negocios cuando se me informo que teníamos visitas que podían interesarnos, yo e Ishmael eramos los únicos que podíamos responder a este llamado y el hacerlo me trajo tanto buenos como malos recuerdos.

Un grupo perteneciente a Delta Green estaba trabajando en la localidad y necesitaba de nuestra ayuda, ayuda que no negué aunque tenia mis dudas al respecto de que es lo que podía requerir de un viejo como yo.

La explicación fue breve pero me dio todo lo que requería para ofrecerme a ayudarles de inmediato.

Museo de Antropología, Monolito de Tlaloc, lluvia que no paro hasta que la efigie se pusiera en orden, mucho interés por la piedra, mucho blah-blah en los círculos esotéricos y lo peor de todo, visitas no deseadas de una persona que esperaría no ver, pero quien a la vez quería realmente volver a ver para pagarle de vuelta el favor que me hizo al destrozarme la rodilla izquierda. Según me informan uso un viejo truco, los hombres fuego, criaturas hechas en su totalidad de fuego, inteligentes, rápidas y en especial letales ya que las armas convencionales no les detienen.

Nos reportamos de inmediato, en el camino continuamos hablando al respecto y verificando la información que obtuvieron de la piedra.

Unas fotos que se tomaron directamente del incidente revelaban información no muy alentadora del monolito, la cantidad de símbolos terrible que tenia escritos era impresionante y algunos de estos me hicieron temblar, en especial la estrella amarilla de aquel que no debe ser nombrado el cual sobresalía al menos tres veces a través de toda la estructura.

Otras fotos eran de personas de altos círculos, miembros importantes, pero una de ellas deberá quedar enterrada en los archivos, la foto donde el hijo de Le Merchant II, yo personalmente trabaje con Le Merchant padre durante los treinta y mas cuando entro la Segunda Guerra en poder, esta saludando al actual presidente de México, una foto que podría ser iconica por si misma pero por razones obvias deberá quedar encubierto hasta que el momento sea propicio.

En el Museo no tuvimos problema para entrar, Ishmael saco su tarjeta mágica y todo arreglado, y adentro nos encontramos con el tan buscado monolito de Tlaloc y adicionalmente con cuatro agentes que tenia tiempo sin ver, entre ellos estaba Gerault Dunn, un escoses que recibió alguna clase de maldición por parte de un Dios tramposo que se hizo llamar a si mismo Quetzalcoatl, que tan veraz pueda ser eso queda unicamente en la mente de Gerault quien dijo haber visto en persona al susodicho.

Gerault dejo claro que el monolito no era exactamente lo que pensábamos y la actitud de Agatha hacia este nos dejo en claro que lo que teníamos en nuestras manos era muy peligroso para haberse movido hasta este lugar y no a una bóveda de seguridad del proyecto.

Algunos puntos claves que pudimos concluir al momento fueron.

* El monolito es una especie de grimorio, muy parecido a los que se pueden encontrar en la biblioteca del proyecto o en las manos de algún mago loco, por que grabar esto en la piedra es algo de lo cual no tenemos comprensión.
* El monolito es una clase de prisión, de que no sabemos y en lo personal no me interesaba saberlo en ese momento ni en el futuro, si ahí estaba entonces ahí debía quedarse y ese era el fin de la discusión.
* Ishmael y el grupo especial, en especial Agatha y Amanda, mencionaban que la piedra estaba cubierta de todo tipo de protecciones dándonos de esta manera mas razón de creer que el objeto que teníamos en frente realmente era una prisión.
* Si se esperaron a que el monolito llegara hasta aquí era por una de dos razones, tal vez las dos. Una, no sabían la locación del monolito o si la sabían no tenia como moverlo, es enorme; dos, el liberar lo que este dentro del monolito seria devastador en una ciudad densamente poblada, esta ciudad probaría ser el conejillo de indias para esta teoría si es que no nos movemos rápido.
* No existía manera de mover esa cosa fuera de la ciudad sin que todos se dieran cuenta y a la vez era imposible reemplazarla en tan corto plazo viendo el tamaño y diseño de este. Esta opción quedaba descartada al igual que llevarla a otro país siendo que el gobierno jamas permitiría que tal cosa sucediera.
Durante esta discusión. note tres cosas que nadie mas pareció notar o al menos no en su totalidad.

La primera fue la actitud de Agatha ante aquel monolito, no dejaba de tocarlo de manera... inapropiada ni de mencionar la palabra Papa. Mi experiencia me dice que esto no podía terminar bien, que cualquier cosa que estuviera adentro podría ser algún agente perteneciente a las fuerzas ruinosas o al caos reptante, cualquiera que fuera realmente no quería saberlo aunque la curiosidad me mataba, literalmente.

La segunda fue la presencia de serpientes en la cercanía, estas debieron ser invocadas por Gerault y si no fue así entonces su mismo Dios le estaba mandando protección contra lo que fuera que estuviese ahí y si lo hacia era por que estaba a minutos de salir de su prisión.

La tercera fue un sentimiento terrible de perdición, de finitud, pesadez, no era la sensación de ser viejo o estar cerca del fin de mis días, para nada, era algo que no sentía hace mucho tiempo... era una sensación que crecía en la boca del estomago a todo el cuerpo.

Eventualmente llego a quien esperaba, Juan de Dios de la Barrera, y puso en claro que no deseaba ya la piedra, que sus jefes la querían pero que el no estaba dispuesto a moverla por ningún motivo ni tampoco se la entregaría a cualquiera de ellos. Antes de retirarse escuchamos algo que raspaba en la parte de afuera, algo que estaba desgarrando la estructura ya bastante quemada y dañada del Museo. Amanda salio de inmediato y nosotros nos quedamos con arma lista... bueno, yo me quede esperando, mi arma, aunque me costo aceptarlo, paso a las manos de un investigador privado que viajaba con el grupo de personas. La ironía, el arma pasando a otro investigador privado.

El edificio comenzó a colapsarse, Juan de Dios lo detuvo pero otra sección le siguió y ya no pudo hacer nada para detenerle... una terrible masa comenzó a gotear desde el techo, era viscosa, solida, con una terrible cantidad de bocas y ojos, dejando un rastro de un liquido que producir un olor insoportable, tenia tiempo que no veía uno de estos y me hubiera sentido mas cómodo si tuviera mi arma a mi lado.

Una de las personas que viajaba con ellos se lanzo a la masa, este comenzó a realizar movimientos de lucha grecorromana para tratar de someterle pero no tuvo éxito alguno ni lo tendría de ninguna manera, creo que le afecto ver a la cosa, creo.

Al momento de suceder esto me percate de igual manera que el hombre al cual había asignado el arma no disparaba, estaba congelado, frio, sudaba, sus ojos desorbitados al ver aquella masa, le quite el arma y comencé a disparar, no todavía, no hoy, tal vez algún día cuando siga vivo pero no hoy, esta arma continua siendo parte de mi.

No nos tomo mucho, afortunadamente, el deshacernos de la parte de esa masa que había caído pero no tuvimos tiempo de respirar cuando escuchamos al hombre del sombrero quejarse de unos sabuesos que rodeaban el cuarto, terribles criaturas hechas de masa espacial, si así se le podía llamar, con una mirada viciosa que invocaba nuestra destrucción y un terrible chillido, un silbido, que era ensordecedor y a la vez escalofriante, parecía como si trataran de llamar nuestra atención para quedarnos orates en el momento.

Nos formamos en un circulo, todos, Ishmael a mi derecha y Juan de Dios a mi izquierda, por primera vez peleábamos juntos en una situación que hasta el mismo Juan de Dios mencionaba como nuestro posible fin a pesar de ya haber estado en situaciones muy parecidas, todo por que sabíamos lo que estaba a punto de pasar.

De la parte norte apareció una figura amarilla, encapuchada, tentáculos saliendole de brazos y pies, su rostro cubierto completamente por una mascara amarilla que cambiaba constantemente de forma y figura, triste, enojada, feliz, asustada, no tenia un orden. Agatha corrió hacia aquella figura mientras le gritaba 'Papa, papa!' y por primera vez en mucho tiempo rece, por que no sabia que carajos era aquella cosa y si aquella maldita loca estaba gritándole de felicidad por tener un parentesco estaba dando ya por seguro que mi vida estaba segundos de terminar en aquel lugar.

Lo demás es confuso, recuerdo algunas palabras de aquello que no debería ser, recuerdo que menciono que su hijo quería ser libre y debía ser libre, Agatha parecía estar muy feliz por ello y de pronto comenzó a quebrarse, tentáculos por todos lados y terribles gritos que no eran de este mundo, nos quedamos fríos, el hombre se retiro y forzó a Agatha a quedarse a cuidarnos, no nos quedo mas que aceptar nuestro destino aunque Ishmael fue muy claro de que debíamos escapar nosotros los mortales.

Así fue en cuanto vimos la oportunidad, no miramos atrás, solo escuchamos los gritos desde afuera y la gente en pánico observando hacia el Museo.


Todavía no se que paso con Ishmael y los demás... se que no están muertos, se que no están vivos realmente, la ciudad sigue aquí y lo que sea que pasara paso, pero me sigo preguntando donde están todos. 

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...