Monday, April 29, 2013

Sobre la Ponencia "Didacticas en la Historia" del dia Jueves 25 de Abril del 2013


Hace algunos días me toco estar en una ponencia de la Maestra Laura Cervantes Ayala, de la UPN si es que bien tengo entendido, donde hablaba de la importancia de la didáctica en la Historia, como se debe enseñar.

Entre los temas de interés que mencionaba recalco algunos de estos y dejo a debate, dejare unos comentarios míos adicionales, principalmente mis puntos de vista del tema. No recuerdo con exactitud las palabras, debo ser honesto con respecto a no tomar notas en la misma pero tratare de ser tan veraz al respecto como me sea posible.

La enseñanza de la historia en las etapas mas importantes de la formación de una persona, mencionaba que eran las edades de 4 a 5 años y de 11 a 12. (Nota: No recuerdo si se menciono o no cuales son las bases de estos números)

Nota: Si bien es cierto que las edades claves se encuentran tanto en la primaria como en la secundaria, entre las edades de 4 o 5 años hasta los 14 o 15, es importante entender como se debe enseñar la Historia y primordialmente uno debe entenderla, de lo contrario uno se esta dejando así mismo la tarea de ser una repetidora de las notas recicladas de la historia de bronce de la que tanto se acusa al Estado de vender a la ciudadanía.

Si uno ha de hablar acerca de esto requiere entonces de una formación previa, tanto pedagógica como histórica, para ser un proveedor de dicho material. No es necesario que entienda toda la metodología usada para esto, ya que este es el trabajo primordial del Historiador y no del formador Pedagógico, pero si debe entender la Historia como la comprenden los Historiadores, que es lo que hay detrás del velo místico que muchas veces es cuestionado por aquellos jóvenes alumnos en formación y que la mayoría de las veces es respondida con un frio y brutal -No pregunte y así tiene que ser-

Esto me recuerda a una anécdota que menciona Eduardo R. Callaey en su libro El mito de la Revolución Masonica, en donde habla de como unos monjes atan un gato a las patas de las mesas mientras leen pero no saben por que lo hacen y no lo cuestionan por que son las viejas costumbres pero la insistencia de un joven monje es lo que finalmente devela este misterio cuando cuestiona a un moribundo y viejo monje quien revela que esto se hacia cuando las ratas invadían el lugar y la única manera como podían leer en paz era atando al gato a la mesa, esta respuesta la entrega después de un sorpresivo -¿todavía hacen eso?-

Si bien estos jóvenes son los que cuestionan fieramente, y con derecho, las procedencias del conocimiento histórico que se les otorga y todo pedagogo encargado de suministrarlo debe saber y entender por que se entrega el conocimiento así y de donde viene, por que viene, quien lo dice, etc.

Los niños se decepcionan cuando tienen super héroes ficticios, como los que se usan en los cómics, y se enteran que estos no existen, son parte de un imaginario por lo que debe inculcarseles a los héroes de la patria como figuras a seguir. (Nota: Esta ultima parte fue lo que discerní yo de lo que se hablaba en ese momento)

Nota: Estos dos puntos son suficientes para hacer que una mesa de debate o una ponencia se convierta en un verdadero infierno comparable con el desembarco de los Aliados en el Día D.

El primer punto es el que me mantiene eternamente fascinado y que hasta el momento me deja estupefacto. El hecho de que un niño se haga a idea o no de que un super héroe es verdadero o falso no va a terminar por destruir su idea de lo que es, la figura, con previa noción, debió haber sido reportada como tal, jamas como algo que existe en este mundo con las capacidades que se anuncia. Acto seguido, el inculcar a los niños los héroes patrios puede repercutir gravemente cuando comience el cuestionamiento, mas cuando la historia quiere forzar la idea de héroes y villanos en un ente Nacional, cosa que es A) una muy mala idea (aunque tiene su razón de ser, cosa que no cuestiono pero si tacho como el talón de aquiles de la Nación) y B) un campo minado en donde al primer cuestionamiento pueden salir muchos heridos, en especial cuando se le reprima constantemente al joven alumno y se le ordene que no cuestione lo que se pone frente a el.

¿Por que un talón de Aquiles?

Con los cambios de gobiernos, no necesariamente por derrocamiento, cambian las ideas nacionales y al hacerlo también cambian los héroes y los villanos, los que estaban en un pedestal ahora son hundidos en el lodo y los que estaban hundidos en el lodo son limpiados, embellecidos y puestos finamente en el pedestal mas alto donde todos lo pueden ver.

Repítase este proceso cuantas veces sea necesario.

¿Sigue siendo malo el creer en un super héroe o un super villanos?

Son arquetipos inmovibles, tienen y sirven un propósito que va mucho mas allá de lo que el ojo deja ver muchas veces, por lo que ahora pongo otra vez en la balanza la cuestión y la pulo un poco para hacerla entender mejor.

¿Que es peor, que un niño se sienta decepcionado por que un super héroe no existe cuando este ya debía tener previo conocimiento de que es inexistente o que un niño tenga inculcado héroes nacionales que puedan ser quebrados bajo un nuevo régimen o gracias a nueva historiografía disponible, o mejor aun, el simple hecho de cuestionar lo que el velo místico pone en cara y que encuentre una terrible verdad detrás del velo, que sus héroes no son héroes ni tan buenos como los hacen ver y lo mismo con los villanos, que no son tan malos como los pintan?

¿Que es peor entonces, el Estado, por imponer la idea, o el Pedagogo, por no cuestionar y hacer lo que se le diga?

Esto es lo poco rescatable que tengo de la ponencia, no por que fuera mala sino simplemente por que mi mente estaba ocupada en cosas mas importantes y realmente no me pude tomar la molestia, ni el interés, de escuchar toda la ponencia.

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...