Sunday, June 9, 2013

La flor de Hiloth

Me estoy poniendo gorda, me veo fatal, tengo que hacer mas ejercicio, bajar de peso, me veo como un barril, esta falda no me queda, siento que mi abdomen esta inflamado, creo que estoy constipada, debo comer menos harinas, menos sal, estaré bien de la presión, que tal si me da un infarto. Los pensamientos invasivos de la mujer llegaron al profesor nuevamente, no era esta la primera vez pero si una de las que resultaba ser posiblemente la mas molesta de todas, teniendo ya semanas en ese trance de pensar que era alguna clase de horrible cerdo humano. El se encontraba sentado justo a unas sillas en el estoico comedor donde estaban cuatro mesas acomodadas en cada esquina del pequeño cuarto, dos pares de sillas por mesa, un horno microondas junto a un pequeño refrigerador y un lavabo en el cual solo corría agua fría. Las paredes sin pintar, de concreto, y el piso parecía ser un solo bloque grande del mismo material de las paredes, el techo siendo algún hijo bastarde de los tiempos del arte Deco que el tiempo mismo olvido y dos lamparas de halógeno que parpadeaban constantemente aunque no había necesidad en tenerlas prendidas por los dos ventanales grandes junto a la pared del este pero la gente insistía en dejarlas así.

El profesor miro curiosamente a la mujer, una profesora que trabajaba tiempo completo en la Universidad, que hablaba con su compañera, una secretaria que trabajaba en la administración, y escuchaba su charla acerca de una telenovela que esta de moda en el momento, cosa que poco le interesaba y no molestaba su estancia en ese lugar, le interesaba tan poco que lo podrían estar gritando y no les pondría atención ni mucho menos, pero eran esos pensamientos invasivos lo cual le estaban volviendo completamente loco.

No puedo seguir comiendo esto, y el postre, ay no, no puedo comer postre pero se me antoja, y si después hago ejercicio, un postrezito no me hace nada, pero y si mi gordo me deja, ay no, no, no, y con eso de que su secretaria es una puta corriente. El profesor rechino las muelas e hizo una mueca mientras terminaba su comida tan gustosamente como podía hasta que llego el punto en el cual no pudo mas y tuvo que entrar a la psyche foránea para hacer algo al respecto.

No fue difícil, no tenia ninguna clase de defensa y su fuerza de voluntad era considerablemente débil, tanto que le sorprendió el hecho de no alarmarla mas de lo que ya estaba, por lo que acceder a la mayoría de sus pensamientos actuales y memorias probo ser tarea sencilla aunque demandante ya que un tornado de ideas arrasaba constantemente por toda su psyche y le impedía trabajar pacíficamente.

Primero verifico algunos datos de ella, datos menores que le podrían ayudar poco pero que siempre servían como arma en situaciones dentro de la tercera dimensión en donde se valía del chantaje para proseguir en su camino. Obtuvo algunos detalles menores al principio pero al escarbar un poco mas encontró varios recuerdos de parejas sexuales que había sostenido con miembros de la administración, adicionalmente sabia que estaba casada y con dos hijos menores por lo que ya sabia que tan efectiva era esa información.

Por otro lado había encontrado un desbalance dentro de ella, problemas familiares que le habían provocado tratar el suicidio, teniendo tres intentos fallidos y guardando cicatrices hoy ya no visibles en el área de piernas y brazos, todo gracias a algunas cremas que usa para recubrirlas y ropa que cubre significativamente. Sufría de ataques de ansiedad severos y problemas gastrointestinales que le acechaban día y noche, pasaba por tratamiento para ambas cosas y se servia cócteles enormes de pastillas todos los días para poder seguir adelante bajo aquella tormenta auto-depresiva que formaba ella misma bajo el concepto de ser una horrible bola de grasa amorfa que no podía ser amada, todo gracias a como se percibe a la mujer en la sociedad, en las revistas y series populares que la rodeaban.

La ultima pieza que le ayudaría en su tarea fue la verificación de los medicamentos que ingería, para saber realmente que efecto tenían sobre ella y como podía abusar de esto para su beneficio. Resulto ser que estos no eran mas que placebos y el psiquiatra que se los otorgaba posiblemente lo había hecho para aminorar la carga ansiosa por la cual pasaba todos los días, siendo esta la razón de sus problemas gastrointestinales y viceversa con los problemas de ansiedad, una cadena que no podía quebrarse fácilmente hasta que una de las dos cosas no tuviera solución permanente. Todo sus problemas eran mentales y nadie estaba haciendo nada aparente para solucionarlo, el quebrarla seria cosa fácil.

El Profesor regreso a su identidad en la tercera dimensión y observo a la mujer, sabia que su plan tomaría tiempo pero le bastaría una venganza lenta y larga con ese sabor amargo que siempre queda en la boca después de ejecutarla como buena recompensa por tener que resistir aquel martirio ya por varios meses.

La primera parte del plan fue invadir su espacio personal, dejando notas o mensajes en sistema para avisarle que ya sabia todo pero sin dejar jamas un nombre o que es lo que pedía de ella, simplemente le avisaba que ya sabia todo y escribía algún nombre y fecha para comprobarlo, incluso algunas posiciones sexuales o frases que hubieran dicho para agregar mas credibilidad a la nota. El resultado de esto fue considerable, la mujer ahora estaba estresada por esto y cada día se veía mas y mas su frustración tanto en rostro como en acciones.

La segunda parte fue invadir nuevamente su psyche y destruir algunos candados que había encontrado para mantener a raya ciertas tendencias autodestructivas, principalmente la anorexia y la necesidad de cortarse para liberar endorfinas, para sentirse feliz. El tiempo efectivo de esta parte fue exageradamente rápido, fue muy notable la perdida de peso y color de la mujer, también el uso de ropas mas discretas para cubrir las nuevas cicatrices que se formaban día a día. Lo que notaba dentro de ella es que un sentimiento de soledad comenzaba a formarse y aislamiento por lo que evitaba buscar ayuda de cualquier persona por sentimiento que estos lo único que querrían seria herirle o acusarla de sus errores pasados. Esto volvía feliz al Profesor.

La tercera y ultima parte consistía en esperar, simplemente eso. Ya las otras dos partes estaban teniendo el efecto deseado y día a día podía sentir como su ser comenzaba a desvanecerse lentamente, sentía tristeza, furia, soledad, terror, la parte mas terrible de la humanidad sembrada y germinada dentro de ella, llegando al borde de la destrucción hasta que un día se acomedio a la muerte al tomar una "sobredosis" de su medicamento. El Profesor sabia que la psyche humana podía ser muy poderosa pero jamas había visto a alguien morir de esa manera, no podía creer que el mismo ser tuviera ese potencial de destruirse por medio de una mentira que no le podía hacer absolutamente nada, era tan increíble que tuvo que buscar su psyche vagante en el Logos y analizarlo a fondo.

Dentro de lo que quedaba de su ser, de lo poco que no se había desvanecido ya en la infinidad del todo, había encontrado los últimos recuerdos de ella, era tan increíble su dolor emocional que su misma psyche busco paz y acepto la ultima mentira como una realidad que pudiese liberarle de aquella terrible vivencia diaria, quien lo creería, la misma psyche en otro plano destruyo a su cuerpo en la tercera dimensión no para subir a otros planos, no por iluminación, si no simplemente para ser liberada de su huésped, algo que muy pocas veces había visto antes pero jamas que terminara por desintegrar incluso a la misma psyche una vez liberada.
Curiosamente dentro de lo que quedaba había encontrá la semilla de una flor llamada Hitopa o el torbellino de la destrucción, conocida en las otras dimensiones como el germinado de los mas terribles dolores, que solo puede nacer de una psyche moribunda que ha vivido por millones de penas durante sus infinitos ciclos en las realidades inferiores y que es capaz de desatar terribles consecuencias si es sembrada y cultivada.

El Profesor no dudo en llevársela y plantarla en la cuarta dimensión, siendo que ahí no existía nada y que la realidad podía ser formada a su gusto. La semilla no tardo en germinar y producir la terrible flor de Hitopa, el Profesor se transformo en el Árbol de Astur y con ansias acerco una de sus ramas para tomarla. Al hacerlo esta le advirtió que si lo que buscaba era desatar la furia de todos los grandes males entonces solo debía liberarla de su prisión, de esta dimensión donde no conocía nada, y que prometía servir fielmente al Árbol de Astur si así. lo hacia el.


Siendo precavido el Árbol de Astur le otorgo lo que pedía pero lo hizo en la primera dimensión, en donde se le ato para que cuando buscase su independencia no pudiera hacer nada, seria unicamente una palabra de la cual muy pocos comprenderían algo, de una lengua muerta que ya nadie conoce, olvidada por los tiempos y las criaturas, y se transformaría en mitos y leyendas que espantarían a seres de las dimensiones superiores pero nada que pudiera salir mas allá de eso. La flor con gusto tomo su forma y bajo el mando de el Árbol de Astur nació la Flor de Hiloth, la gran destructora, que con vientos terribles azota las psyches y busca hundirlas en la gran caldera para ser purgadas y perfeccionadas nuevamente, este plan, del cual tenia conocimiento el Árbol de Astur, sonaba perfecto para el, la purga de todo lo que estuviera en ese plano para que regresara purificado de todas las imperfecciones con las cuales chocaban en las demás dimensiones le sonaba como un plan perfecto y magnifico aunque algo utópico. Este ultimo dato se lo guardaba a si mismo ya que no quería romper con la ilusión de lo que podría ser lo mas cercano a la novena dimensión, la dimensión perfecta, la dimensión de Dios, a la cual el mismo Árbol de Astur aspiraba. 

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...