Wednesday, February 13, 2013

El Arbol


En aquel espacio oscuro donde no se veía absolutamente nada se extendía una masa, algo de apariencia liquida gomosa que producía un brillo mortifico en su superficie. Escurriéndose por lo que se podría considerar el piso o una superficie plana, su equivalencia, llego a formar un circulo, no perfecto pero constante, desde donde en su centro rápidamente se hizo ver el crecimiento deforme de un árbol. Este crecimiento pudo tomar segundos, minutos, horas, días, semanas, meses, años, décadas, siglos, milenios, eternidades, no se podía saber ya que en aquel lugar el tiempo era una unidad irrelevante, todo pudiera serlo y a la vez no; sin nadie para juzgar quien para opinar de esto o aquello en este plano oscuro.

Tomando forma se alzo sobre aquella superficie oscura el deforme árbol. creció cuantiosamente y con su aparición vinieron las de figuras humanoides que colgaban de sus ramas frutos moribundos, las cabezas de estos seres amarradas a las débiles y cadavéricas ramas del árbol.

“Alrededor no hay nada” Dijo una voz llena de sonidos convergentes pero con poco sentido, esta hacia eco dentro de las mentes de aquellos frutos que no podían hacer nada mas que mecerse sin control. De los sonidos distinguibles de la cual esta voz era producida estaban los del rechinar de piedra contra piedra y metal contra metal, choques e impactos que resonaban como campanas, gritos continuos de dolor, alegría, incredulidad, furia, terror, un eco lejano que parecía desprenderse de las mas horribles pesadillas. “Nada para ustedes, no pueden saber acerca de algo que no conocen y no lo conocen por que sus sentidos los traicionan. Abran los ojos”

Unos puntos blancos brillaron y el árbol. se estremeció en todo su ser como si una corriente fría le atravesara, una corriente de temor, pánico. Continuo así y ahora este trataba de mantenerse en orden y control de aquellos movimientos involuntarios.

“La oscuridad es terrible pero lo es mas para aquellos que toda su vida han vivido cegados por la luz. Ahora que ven y conocen el otro lado no existe vuelta a atrás, la oscuridad lentamente los carcomerá y ustedes habrán de defenderse contra la marea que siempre sube. Escuchen ahora a su alrededor, ¿que hay?” Alrededor se escuchaba silencio, no había nada mas que un silbido que contaminaba el oído y nada mas, nada mas que esa terrible campana final que cantaba una muerte silenciosa. “Podrían hablar pero de nada les sirve, aquí no importa el lenguaje, ni los significados, ni el ser, el pensamiento, sus cuestiones epistemologicas, etimológicas y ontológicas no tienen sentido y por el pecado de su lengua han de probar siempre el sabor de la muerte, de las cenizas, del ácido de la desesperación que carcome lentamente el ser y la mente, destruye la conciencia y el alma”.

Prueben y desesperen, fueron las palabras que se escucharon como un trueno en la mente de todos ellos, que en las lejanas llanuras de la soledad vivirán, donde no comprenden sus alrededores ya que no se comprenden a ustedes mismos, los cuatro jinetes yacen dentro de cada uno por que ustedes son la raíz de toda la maldad que pulsa en su plano de existencia, vean lo que es no existir y aprendan que la nada es mas poderosa que todos ustedes juntos.

Las ramas se mecieron violentamente y de ellas logro desprenderse una de las figuras quien dentro de la masa negra comenzó a gatear, a arrastrarse y a hacer todo lo posible para escapar de ahí pero a la vez que lo hacia esta masa lo tragaba lentamente y comenzaba a derretirse dentro de ella. Trato de gritar y lo hizo varias veces pero su boca no producía nada, era solo un intento desesperado y natural de buscar una salida pero lo único que logro fue ver su destrucción, el contemplar como se derretía su lengua, boca y dientes junto con el resto de su cuerpo, al final no quedo huella de el. Las otras figuras notaron todo esto y decidieron parar su insistencia, se encontraban aterrorizadas pero la lección la habían aprendido bien.

“El ejemplo del dolor y la muerte son los padres y maestros mas fuertes, por el cual hemos crecido eternamente. Por hoy es suficiente, regresemos” La realidad comenzó a retorcerse en todas direcciones hasta aplastarse y dar vista a un cuarto donde varias figuras se encontraban aterrorizadas, sudando, babeando, caminando de un lado a otro sin control de si mismos, entre todos lograron notar una figura que había terminado en el piso, su rostro deforme por un terror indescriptible, la boca produciendo espuma y baba de colores verdes y amarillos oscuros, los ojos desorbitados y oscuros, las manos y pies vueltas garras, parte del rostro destruido por las uñas que algunas vez estuvieron en los dedos de las manos, los zapatos hechos trizas por la potencia de los pies que logro escupir las suelas de su superficie y el cuerpo vuelto una estatus de mármol, blanca, dura, deforme pero a la vez perfecta. “Retirémonos de este lugar, queda mucho todavía por explicar y el tiempo se acaba...”

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...