Wednesday, June 13, 2012

Penumbra


El hombre caminaba sin rumbo por la oscuridad en un desierto donde no había visto ni una sola gota de agua o un rayo de sol en días, semanas, meses, tal vez años, desconocía cuanto tiempo llevaba en aquel lugar desolado y le costaba más trabajo entender hacia donde iba.

En algún punto de su estancia en aquel infierno gélido y lúgubre se topó con un pequeño rayo de luz, lentamente dándole el calor que él ocupaba con tanta ansia y una señal de esperanza; avanzando por esa dirección le premiaba con mayor calor y luz, le daba una gran sensación de pertenencia en este universo donde no existe nada.

Al toparse frente a frente con la fuente se encuentra con una gigantesca ave, una fuente increíble de luz llena de candor, belleza y fuerza, la cual extendió sus alas a lo largo para tomar el vuelo, dejando a aquel hombre impresionado, mucho más que eso, por lo que veía, y a la vez interesado en saber por qué el ave tomaba el vuelo, que significaba, cuál sería la razón para dejarlo ahí.

Su respuesta vino rápida y furiosamente hacia él, una fuerza que le provoco terror y rabia le inundo de inmediato, aquel ave venía a toda velocidad contra él, quebrándose, convirtiéndose en cenizas, en nada, cuando le golpeo el ave ya no era nada pero el hombre no reaccionaba, se encontraba tirado en el suelo e inconsciente.

Una vez de vuelta en si se encontró en un nuevo mundo, con una luz tenue que cubría todo y cientos de figuras que parecían vagar como el dentro de la infinidad de oscuridad; se daba cuenta que ahora el irradiaba de manera tenue pero de la misma manera esto atraía a los demás hacia el en busca de lo que alguna vez obtuvo y en lo que ahora se convertía, esperanza.

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...