Saturday, June 30, 2012

El azul que marca


Los odias, les tienes un rencor enorme, el simple hecho de verlos te fuerza a repudiarlos incluso y a pesar que desde niño te enseñaron a respetarles, esos hombres creadores de la justicia civil, te dan un poco de miedo, más miedo que seguridad en algunos casos y viceversa en otros, pero no se compara en lo más mínimo con todo el odio que les guardas a estos dichosos héroes de la ley.

-10 gramos de marihuana, una pistola tipo escuadra y un cargador con tres balas; vas para rato- Después recuerdas que tu odio no puede ser comparado contra tu estupidez, tal vez por las drogas, tal vez por tu necedad, tu valemadrismo, no estás seguro, pero factores tan importantes como que tu carro se quemó en medio de una vía publica, inundada de policías, puede ser un factor de suerte o karma también, incluso puede, tampoco estas muy seguro, ser que el hecho de que no le invirtieras ni un solo centavo a aquel carro que denominabas ‘el inmortal’ tuviera algo que ver, no crees que sea tan cierto esto último pero tal vez Dios si existe y es muy cínico, o tal vez sea el hecho de que al momento de incendiarse saliste con pistola en mano pensando que era alguna clase de trampa o ataque terrorista hacia tu persona, la paranoia te domina desde hace unos días y ya no distingues si los conejos negros con rojo que, te miran furiosamente con ese par de ojos violentamente purpuras y su amenazador juego de dientes, muy parecidos a los de un tiburón, y que te gritan diariamente, te va a llevar la chingada putito, o los patos bombardero, enviados por un terrorista conocido como Al-Jibran Jael, sean verdaderos o no, pero sabes que sigue sin ser tu culpa, al menos sigues aferrado a esa idea.

De cualquier manera vas a pasar un buen rato en un agujero, más cuando abran la cajuela y se enteren de la cantidad de droga que llevas dentro de ese cuerpo putrefacto de dos días.

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...