Saturday, June 9, 2012

La Justicia y el Niño


Un niño corría por un parque, tratando de esconderse para evitar perder en aquel juego de escondidas del que tanto gozamos varios alguna vez, y en su carrera termina perdiéndose en la parte lejana de este donde encuentra una estatua de mármol.

-¿Quien anda ahí?- Pregunta la voz de una mujer y el niño se espanta, busca la fuente de la voz pero no ve nada en la creciente oscuridad del parque, y no es hasta que mira hacia arriba cuando se da cuenta que la estatua muestra indicios de vida. -¿Sigues ahí?-

-¿Quién es usted?-

-Yo soy Justicia- El niño admiro la estatua detalladamente, era la de una mujer en toga, sosteniendo una balanza en la mano derecha, una espada con la izquierda, una venda que cubría sus ojos y una corona de oro que relucía incluso aun con la poca luz que llegaba todavía. Impresionado, el niño empezó a bombardearla con preguntas.

-¿Porque te llamas Justicia?-

-Es el nombre que los Romanos me dieron-

-¿Quiénes son los Romanos?-

-Gente que ya no está aquí-

-¿Y cuánto tiempo llevas aquí?-

-Mucho, más del que quisiera-

-¿Y qué haces todo el día?-

-Nada, yo no me muevo de aquí porque soy una estatua-

-¿Por qué tienes una espada entonces, peleas contra la gente mala o buena?-

-Yo peleo contra aquel que quebranta las sagradas leyes y busco justicia sobre de ellos, por eso mi espada siempre está conmigo-

-¿Por qué tienes eso en la otra mano?-

-Esto es una balanza- Justicia levanto ligeramente la balanza la cual se movió de un lado a otro hasta quedarse estática otra vez. –Demuestra que existe un balance entre la verdad y lo que es justo, ergo yo veo que la ética sea usada correctamente, si las pruebas a favor o en tu contra son suficientes esta se ha de mover hacia donde corresponda y dará mi veredicto final ante aquel que ha sido llamado ante mí-

-¿Y cómo lo haces si tienes tapados los ojos con esa venda?-

-La venda representa mi imparcialidad ante aquel que vaya a juzgar, no debe importar su nivel socio-económico, sus conocidos o sus títulos, yo he de administrarle mi gran derecho, dado a mí por el poder del hombre, de manera justa ante todos-

-¿Y esa corona tan grande?-

-Soy suprema ante todo, nada está arriba de mí-

-Pero… no entiendo-

-¿Qué es lo que no entiendes?-

-La balanza tiene oro dentro de ella, eso significa que el peso de un lado de la balanza es injusto y quiere decir que alguien ha comprado un favor para que el resultado le favorezca-

-¿Cómo sería eso posible si yo soy imparcial a todos?-

-La tela de tu venda es muy delgada, puedes ver quien es aquel que juzgas y darle un veredicto favorable con tu balanza-

-¡Mentira, eso no es cierto soy imparcial ante todos sin excepción!-

-Entonces no sabes si la sangre que cubre tu espada es realmente de una persona inocente o no, puede ser de alguien que fue culpado y juzgado de manera incorrecta, ¡pudo sufrir mucho!-

-¡Justicia reina sobre todo, la ley se debe acatar!-

-Creo que Justicia me da miedo… luchas contra el que te convenga-

-¡No haz entendido el concepto de lo que soy yo, Justicia, ahora vete niño y déjame en paz!- El niño se retiró apresuradamente mientras observaba como la estatua desaparecía detrás de él, carcomida por la oscuridad y un rostro furioso que podría devorarle en un segundo.

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...