Saturday, June 16, 2012

Aquí y allá, el Mexicano que viene y se queda


Vivo en la ciudad de Tijuana, Baja California, México, desde hace unos veintiún años y durante ese tiempo, el cual ha sido más que placentero o al menos se ha vuelto más placentero mientras más pasan los años, me he topado con un mundo de eventos, cosas y personas como nunca mi mente los hubiera podido imaginar pero creo que existe un grupo bastante especial y al cual he aprendido a respetar de muchas maneras a pesar de que, por mucho tiempo, tuve problemas con ellos y hoy en día solo contra algunos en especial.

Hablo de nuestros amigos deportados de Estados Unidos, los México-Americanos, mexican-american cantaría aquel par de cómicos conocidos como Cheech and Chong.

Para algunos es una molestia, no los quieren aquí, otros saben que van a hacer todo lo posible para regresar a su tierra, a los Estados Unidos, y que mejor, los negocios los usan ya que son una fuente interminable de trabajadores que ya vienen entrenados en la lengua anglo-sajona a los cuales pueden darles sumas de dinero considerablemente menores a las que deberían de recibir, abusan, literalmente, de las necesidades de estas personas que hoy en día viven aquí y ese es el punto del que quiero hablar aquí, de todas estas personas que se quedan aquí y ya no pueden regresar a su tierra, aunque cabe mencionar que algunos lo han logrado, de maneras licitas e ilícitas, pero son casos más contados y la verdad en México tenemos un harto recibimiento de documentados a diarios que en 2008 reporto 349 mil deportados de los cuales el 40 por ciento fue enviado a Tijuana, esto nos da como resultado al menos 139 a 140 mil deportados directamente a nuestra ciudad[1].

Cuántos de estos realmente encuentran un trabajo aquí, peor aún, cuántos de estos tienen familia aquí y cuantos tienen que vivir solos, cuantos se encuentran alienígenas en una sociedad que desconocen totalmente, una sociedad que a veces puede ser hostil con ellos o totalmente amigable, un factor muy grande depende, a veces mucho, en su capacidad para promoverse dentro de la lengua de Castilla y por la cantidad de tatuajes que porten, en lo personal me ha tocado ver todo tipo de tatuajes, pequeños, medianos y grandes, brazos, piernas, cuello, cara, pero existen algunos que se van sobre lo más exagerado y parecen más un tintero gigante. También es importante, demasiado importante, el hecho de que compañías como Telvista, por parte de su cliente más poderoso que es Verizon, han exigido a esta que si los empleados que va a poner en sus líneas son México-Americanos, deportados, o como gusten llamarles, deben de tener un record limpio en Estados Unidos, aquí a muchos les han salido varias cosas que van desde un simple DUI, Driving Under the Influence o como lo conocemos coloquialmente “manejando pedo”, a inmigración le mandaron un aviso de dónde encontrar a estos amigos, robo, de cualquier tipo, atento de asesinato y asesinato, en varios grados. De los últimos dos conozco a demasiadas personas y algunas, a las cuales veo de manera respetuosa hoy en día, han logrado reformarse una vez que llegaron a México, ya sea por dos medios que simplemente recae en el hecho de que ya no viven en su natal país y que México es un mundo totalmente opuesto a lo que ellos solían vivir o por el hecho de caer en un Cerezo, una prisión, lo cual no quieren volver a hacer nunca más en su vida, incluso teniendo en cuenta que ya alguna vez los llevaron a prisión en Estados Unidos y pensaban que era lo mismo aquí que allá, y son forzados a regenerarse o volver a vivir el infierno que son nuestras magnas prisiones.

¿Y a todo esto, y retomando un poco el punto de todos los deportados que llegan aquí año con año, que pasa con todos aquellos que no son Mexicanos y que aun así los envían aquí, como los peruanos, salvadoreños, guatemaltecos, hondureños, etc., porque aquí y no a su tierra natal?

Logística y precios, simple y sencillamente logística táctica de transporte rápido y dinero, mucho dinero. Sabemos, al menos nosotros que vivimos en la frontera norte del país, que realmente de esos cientos de miles que nos mandan cada año un buen porcentaje no son Mexicanos, muchos ni siquiera saben por qué los mandan para nuestro lado de la frontera y menos entenderían por que los mandarían a su país “natal” si estos nacieron en los gloriosos Estados Unidos de América, para ellos no tiene sentido todo eso. Para ellos solo tengo dos palabras que ellos entenderán bastante bien.

Fat luck.

Si no les gusta, no los culpamos, ya están acostumbrados a otra vida, pero muchos deciden sacar lo mejor de este asunto y buscar un trabajo, un lugar donde vivir, si tienen familia rápidamente la contactan y salen adelante a pasos pequeños porque si nosotros tenemos problemas para encontrar un trabajo que nos ayude con las deudas que nos cargamos pues ellos no son la excepción, incluso es más complicado para ellos ya que conseguir todos sus papeles puede volverse una aventura si es que no tienen nada que los pueda avalar como ciudadanos de México.

Ahora, también muchos deportados han encontrado, dentro de estos polos opuestos que mencionaba, un sentido de salvación, varios han logrado convertirse en ciudadanos modelos, aunque no usted no lo crea, y muchos se vuelven admirables ejemplos de que sucede cuando a uno lo prensan en una situación tan humillante, precaria y peligrosa, Sun Tzu estaría orgulloso de estas personas.

Algunos ejemplos de diferencias entre Estados Unidos y México es, por ejemplo, que aquí nadie debe nada a ningún banco, generalmente hablando aunque la cultura del crédito ha crecido en México en los últimos años, y en Estados Unidos todo, con contadas excepciones, es a base de crédito y realmente, basándonos en ese hecho, nada es tuyo hasta que no termines de pagarlo por lo que volverte un deudor moroso te va a acarrear problemas infernales de los cuales tal vez no puedas salir en décadas o hasta puede que toda tu vida cargues con dicha deuda la cual se vuelve heredable, como las casas por ejemplo, por lo que aquí ese problema es inexistente para nosotros, simplemente reportas que el deudor murió y ahí acaba la deuda; el trabajador aquí es defendido por una extensa serie de reglas, algunas un poco exageradas y las cuales dejo a tarea del lector encontrar dentro de los Derechos del Trabajador para que se dé una idea, que no existen en Estados Unidos; aquí el servicio médico es gratuito mientras trabajes, muchos se quejan del pero otros se sienten agradecidos por tenerlo, allá es privado y cuesta un ojo de la cara, literalmente; aquí tenemos Infonavit, puedes conseguir una casa por el simple hecho de trabajar, allá es un poco más complicado y siempre recae sobre un banco el que se te otorgue un préstamo y le continúes pagando al banco por una posible eternidad, aquí afortunadamente existen algunos agujeros legales explotables que pueden hacer que tu casa sea tuya en pocos años; los carros los puedes comprar nuevos o  usados sin tanto problema, allá sigue teniendo mucho que ver tu crédito y tu puntaje; nosotros tenemos nuestras Afores, que son obligatorias para cualquier trabajo de buena calaña, una compañía por ejemplo, y allá está el 401k que es una clase de mini-infierno por sí mismo pero que tiene el mismo propósito, al menos que sucedan algunos errores técnicos y tu cuenta quede vaciada, nuevamente estos son datos técnicos y nunca los he comprendido propiamente por no tener ninguna necesidad de hacerlo aparte de que el 401k parece que no es obligatorio; aquí pagamos con tarjetas de débito vía nomina, allá siguen usando cheques, aquí lo que te llega es tuyo y allá se te va en pagar deudas; la educación en México a nivel Universidad no es tan cara, al menos que sea privada, pero no se compara a los famosos student loans que hacen a aquellos que deciden enrolarse en la Universidad con la sagrada tarea de buscarse un futuro mejor y encontrarse con que su campo laboral le pide unos requerimientos y experiencia que él no posee, convirtiéndolo en otro ciudadanos más que tiene una deuda de al menos 200 mil dólares encima y que termina pagando desde ese punto hasta que mueren; existen muchas más diferencias todavía entre Estados Unidos y México, algunas son mejores allá y otras son mejores aquí, como por ejemplo las demandas legales, allá es más fácil que ganes algo por medio de ellas y aquí, bueno, ya sabemos en que acaban aquí las demandas pero para el que no sepa muchas veces no llegan a ver la luz del día, por lo que se respeta la opinión de todos y cada uno de los que les tocara vivir en ambos lados de la frontera.

Teniendo todo esto en cuenta y viendo que tenemos la ventaja en algunos aspectos, principalmente porque somos ciudadanos de este país, es mucho más increíble y respetable todo aquel deportado que vio en México una oportunidad para renacer y no para continuar cayendo en vicios, a second breath le dirían allá, y creo que tanto ellos pueden aprender de nosotros como nosotros podemos aprender bastante de ellos, al final del día seguimos siendo todos Mexicanos sin importar si nacimos aquí, en el centro, el sur o al otro lado de la frontera, siendo nosotros los que vivimos aquí y sabiendo cómo está la situación terminamos dejando mucho de lado e ignoramos el hecho de que día a día disfrutamos de ciertos privilegios y gustos, que vivimos en una nación donde estamos mal pero no estamos derrotados, donde la gente que llego sin nada en el bolsillo puede hacer algo, conseguir un trabajo, comprar un carro, tener una casa, formar una familia y encontrar paz, incluso con aquellos que alguna vez tuvo pleito al otro lado de la frontera con lo cual nos enseñan que una vez estando en una tierra extraña, incluso en un país de donde se supone que proviene tu “cultura” o “grupo étnico”, palabras que hoy en día deberían ir desapareciendo, y deberías sentirte bienvenido, la unidad entre los de tu raza es importante porque te hace sentir como si estuvieras en casa, sin importar que tan lejos estés.

Es irónica la vida, ellos, siendo Mexicano-Americanos y ajenos la mayor de las veces a la manera como se manejan las cosas por estos rumbos, nos terminan enseñando más de nuestra propia patria que nosotros a ellos…




Bibliografía






[1] (Guayacil Caliente n.d.)

1 comment:

  1. Mexican Americans don't like to just get into gang fights,
    they like flowers and music and white girls named Debbie too.

    Mexican Americans are named Chata and Chella and chemma
    and have a son in law named jeff.

    Mexican Americans don't like to get up early in the morning
    but they have to so they do it real slow.

    Mexican Americans love education so they go to night school
    and take spanish and get a B.

    Mexican Americans love their Nana's and their Nono's and their
    Nina's and their Nino's........ Nano Nano Nina Nono!

    Mexican Americans don't like to go to the movies where the
    dude has to wear contact lenses to make his blue eyes brown
    cause don't it make my brown eyes blue.....

    ReplyDelete

Alquimia y Marx

Dice Marx que "todo lo solido se desvanece en el aire", al menos esto lo cita Marshall Berman y lo usa para su libro del mismo no...