Monday, June 4, 2012

El Cráneo y Navarro


“Despierta, horrendo mentecato” Scott Navarro escucho a lo lejos, existía solo oscuridad en ese momento, algo de confusión pero principalmente oscuridad y un sentido latente de dolor que iba incrementando cada segundo, lentamente las acciones motrices regresaron, la memoria, su vista, la cual lentamente se centraba sobre su escritorio, y el vomito que había dejado sobre este y un cráneo humano, del cual desconocía su origen o propósito en su oficina.

“Bregh…” Fue lo único que Navarro pudo producir. La voz resonó potentemente casi sobre su oído derecho.

“¡Mira nada mas, una basura, que caray!” Lentamente la mirada se fue fijando sobre la oficina sin poder encontrar la fuente de la voz que continuaba regañándole, vencido decidió recargarse sobre la silla y concentrar su atención en un pedazo de vidrio que sobresalía de su brazo derecho y el torrencial de sangre que había bañado a este.

“Otro para la colección”

“¿Otro? ¡Que descaro, verdad de Dios con usted!” El pedazo salió de manera rápida y lo tiro hacia una esquina donde tenía basura de todo tipo, desde pedazos de comida, botellas hasta algunos casquillos y lo que parecían ser dientes. “Una pocilga esto, nunca en mis tantos años me había encontrado en tanta desgracia yo”

“¿Quién carajos habla?” Analizando el cuarto nuevamente este no encontró nada más que el poco inmobiliario que tenía en esta oficina, la basura, algo de ropa y lo que se encontraba sobre el escritorio de lo cual sobresalía aquel peculiar cráneo. “¿Esto es algo como el ser o no ser?”

“No, esto es algo como el que tu eres un papanatas y yo no merezco este trato, ¡fui muy importante en mi época sabes!” Al acercar la mano hacia el cráneo la voz comando. “¡NO me toques, es la primera y última vez que te lo digo!”

“Un cráneo que habla… que original…”

“No, estúpido, yo no soy un cráneo, soy el General”

“¿General, que general?”

“¿Cómo que que general, que es eso, soy el único General del que alguien podría estar interesado en hablar, tu… tu… malvada y flagrante bestia ignorante e inútil, incompetente, inservible y todas las frases que comiencen con ‘i, ene’ que se me puedan ocurrir y se le olvidan a esta pobre mente!” La voz parecía desgastarse al hablar como si se le acabara el aire pero principalmente la paciencia. Navarro rápidamente saco su pistola y la apunto al cráneo. “¿Tan cobarde es que le duelen unas simples palabras, que obvio es usted!”

“¡Muérete mierda, muerte, MUERE, PUDRETE EN EL INFIERNO DEL QUE VENGAS!”

“Primero tu, bestia, porque con ese lenguaje no llegas a ningún lado, ni al infierno mismo por que no te lo mereces como se lo merecieron aquellos perros de Villa y Zapata”

“NO ME IMPORTA-- Ah cabron… ¿momento, que dijo?”

“Escúcheme bien, estropajo deshilachado, que yo soy el único que puso orden a esta nación por más de treinta años y a mí me terminan pintando como al malo, a mí, al General Porfirio Díaz Morí, que caray hombre”

“Debo dejar de meterme tantas chingaderas… un cráneo me habla y dice ser Porfirio Díaz”

“¡Y a mí me habla un simio, quien debería estar más sorprendido aquí, usted o yo?”

“Mira pedazo de mierda—”

“Háblame de tu y con respeto, zopenco, que el hecho de que puedas estar parado aquí, hoy, es gracias a mi”

“Bien, seas lo que seas no puedes existir y si existes no queda nada más que hacerte alguna clase de exorcismo y destruirte, tal vez tirarte por el escusado”

“¡A mí no me tiras por ningún lado, y mucho menos me vas a exorcizar, muchachito, que el único que lo necesita aquí eres tú y de paso una buena lavada!”

“Si, es lo que ocupo, un regaderazo con agua fría y todo esto se borra… solo espero que mi regadera no me hable ni que se aparezca el chivo infernal” Navarro tembló instintivamente y observo hacia todos lados de manera paranoica como si estuviera buscando a alguien.

“Lo que usted ocupa es regresarme a mis aposentos que yo me encontraba perfectamente bien hasta que se le ocurrió transgredir en mi tumba y traerme hasta aquí, peor fue el viaje que me hizo pasar con usted por toda Francia y España”

“¿Francia y España?”

“Si hombre, usted se ve que es algo despistado con eso de la geografía por lo tanto déjeme le explico que paso—“

“No, no, no, no quiero saber nada de eso, no quiero ni siquiera SABER por que estaba en Francia o España, no recuerdo haber tomado un avión”

“Si me dejara de interrumpir le podría explicar mas al respecto aunque me intriga saber más acerca de dicho avión”

“A mí me intriga mas saber cuánto tiempo he estado así, cuantos meses han pasado… serian esos hongos y el acido que me metí en el rave o a lo mejor los pericazos… fuck

“¿Acido, rave, pericazos, bueno y este lenguaje tan moderno que le pasa ahora y como esta eso de que ahora también en Ingles?”

“Viejo, estamos en la frontera norte del país”

“¡Viejo su abuelo!” Navarro suspiro, se paso las manos por el rostro y paso a lavárselo con el contenido de una botella de plástico. “Pero me intriga esto, los territorios del norte no eran nada cuando yo estuve en mi mandato”

“El norte rifa, abuelo, y eso le debería quedar bien claro”

“¿Rifa, explíquese!”

“Esta chido, esta cool, esta chingon, está BIEN”

“¡Tantas palabras nuevas y horribles, pobre lengua de Castilla que te han hecho!”

“Ya son como cien años desde que dio el estirón, todo ha cambiado”

“Tan feo todo, tan horrible ha de ser, verdad de Dios que este no es el país que yo deje”

“Eso lo damos los dos por hecho, se cuida y se la lava que yo me voy”

“¿Cómo que me la lavo, muchacho insolente!” El portazo dejo en silencio al cráneo el cual se quedo sentado sobre el escritorio sin hacer nada ni mucho menos decir una sola palabra.

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...