Monday, August 10, 2015

Metal Espacial



La nave comenzó su descenso hacia uno de los puertos de la estación en Dédalo Menor. No era la gran cosa, una nave minera que había sido sacada de algún centro de reciclaje y reventa que fue modificada para ser un transporte menor sin ninguna clase de aditamentos mas que la cabina principal y motores enormes que podían transportarla a velocidades exageradas que la harían difícil de manejar.

-¿Cuanto nos pagaran por esta mierda?- Pregunto el guitarrista sentado en el asiento del copiloto, descansaba ambas piernas en una consola que no servía y nadie en la nave tenia idea que hacia, este vestía como un metalero de los antiguos ochenta, los ochenta de finales del siglo XX terrestre, con una guitarra en forma de espada que descansaba a su lado derecho.

-Veinte mil créditos- Respondió el vocalista, el que manejaba la nave o al menos hacia como que sabia que manejaba la nave al mover algunas palancas y presionar algunos botones en el momento indicado, este vestía ropa militar de finales del siglo XX terrestre con un peinado tipo glam que le hacia ver como alguna clase de ave.

-No me jodas- Los suspiros eran de enojo y desesperación, tenían meses que no podían conseguir un concierto o trabajo decente que no los mantuviera al margen de la hambruna.

-Era eso o quince mil créditos en cupones para materiales, que de verdad no nos caerían mal para reparar este pedazo de basura-

-Es la misma mierda y este pedazo de basura no necesita que invirtamos en el, lo que necesitamos es conseguir una nave que nos deje salir de esta ruta de mierda para buscar mejores lugares-

-Si, yo se, pero no podemos pedir mucho cuando nos hemos metido en tantos problemas con las leyes de los sectores aledaños y somos buscados en dos galaxias por destrucción de propiedad y en Orión, bendito Orión-

-Bueno ya que, vamos- La nave eventualmente cayo de golpe sobre los seguros magnéticos de la estación y dada la luz verde por la estación el grupo salio con sus instrumentos, algunas bolsas y cajas que movían por medio de plataformas de anti-gravedad y lentamente avanzaron por los pasillos de la estación, pasillos que parecían estar oxidados y en algunas partes reparados a la mala con lo que habían encontrado. Caminando por algunos minutos les dio indicio de estar perdidos y no fue hasta que se encontraron con un hombre con la cara recubierta de pedazos de metal que pudieron pedir direcciones.

-Eh viejo, donde estamos- Pregunto el vocalista quien agito la cabeza levemente tratando de acomodar unos cabellos que le cubrían la vista

-Ustedes, pedazos de mierda espacial- Dijo el hombre con cara de metal y gabardina gruesa que cubría algunos otros pedazos de piel recubierta por metal, este apunto al grupo al momento que hacia una mueca que parecía mostrar enojo aunque esto podía ser confundido fácilmente con algunos espasmos que tuviera en la boca.

-¿Que?-

-Les pagamos para que vinieran a tocar hace media hora-

-Hijo de puta- El vocalista trato de esquivar la posible represalia por lo que había dicho -¿Sabe como es cruzar la nebulosa Capri Segunda a esta hora? Carajo, este sector es una mierda con su trafico de entrada y salida, las malditas puertas cobran como si fuéramos a visitar Sigmund II-

-No me importa, les daré diez mil, no- El hombre de metal alzo los ojos mientras que su brazo derecho y rostro seguían haciendo temblaban, después de unos segundos este regreso la mirada al vocalista -Siete mil quinientos y digan que fui generoso con ustedes-

-Pedazo de grasa malnacida- Dijo el baterista rápidamente mientras avanzaba hacia el hombre pero el vocalista lo detuvo con el brazo izquierdo, este vestía como un punk de los antiguos ochenta terrestres.

-Me siento tan ofendido, corazón- El hombre de metal soltó una carcajada que eventualmente evoluciono en una tos flemática, una vez que este había liberado las suficientes flemas continuo -Tienen diez minutos- El hombre cojeo hasta una puerta que estaba casi al final del pasillo y desapareció en lo que fuera el interior.

-Puta mierda, maldito antro de cuarta que ha de manejar este tipo- Dijo el guitarrista con una mueca de desprecio en el rostro

-Si, con barra de quinta lo mas probable. Ya estamos aquí, ya que le vamos a hacer, la verdad no quiero regresar con las manos vacías- Dijo el vocalista y los gruñidos de sus compañeros dieron fe de que concordaban con el. El grupo entro y observaron lo que fue alguna vez una bodega ahora transformada en un bar de mala-muerte, las mesas estaban atiborradas de todo tipo de especies de este sector y del siguiente, criaturas que nunca habían visto también adornaban algunas paredes y barras de acero que pasaban por las partes mas altas del techo y donde incluso el servicio llegaba por algunos robots que escalaban o flotaban hasta ellos. La musica estaba bastante alta, como les gustaba, y daba indicios de un buen sistema de sonido del cual podrían abusar cuanto quisieran; el publico parecía ser de su tipo también al ya estar creando algunos viciosos mosh pit en el medio del bar, donde los patrones presentes no se acercaban.

-Ya vamos a tocar e irnos, este lugar es una mierda- Dijo el bajista mientras comenzaba a mover su equipo hacia el escenario, este era un raro en el grupo ya que su vestimenta era un simple traje pegado al cuerpo de color negro, botas de un gris metálico y una chamarra de principios del siglo XXI terrestre que estaba hecha pedazos y se mantenía unida por medio de algunos parches de bandas.

-¿Que puta madre vamos a tocar en esta mierda de antro?- Pregunto el guitarrista mientras subía su equipo al escenario y comenzaba conectar su parte del equipo al sistema de sonido.

-No lo se, algo clásico, ya veremos, lo que salga- Respondió el bajista quien sacaba su bajo, un instrumento adaptado de una hacha de protones que había encontrado en una recicladora de equipo de guerra.

-Esto va a estar de la verga- Dijo el vocalista mientras ponía de pie su stand para el micrófono, lo amarraba con algo de tape gris que traía en una bolsa junto con un micrófono deshecho y unos cables pelados y soldados.

-Pueden cerrar la maldita boca y empezar, ya me quiero ir- Dijo el bajista mientras terminaba de conectar su bajo y probaba la ecualización de su amplificador, pesado y sucio le gustaba. El vocalista conecto su micrófono y miro a la gente dando vueltas, ignorándolos, el ecualizar el equipo no les molestaba ni parecía obtener alguna clase de respuesta del publico en general, solo algunas miradas molestas que les miraban por unos segundos y después regresaban a lo que sea que estuvieran haciendo.

-Bien- El vocalista tocio un par de veces hacia su lado derecho y continuo -Somos Necrópolis y venimos a tocar en este pedazo de mierda flotante-

Las criaturas en el mosh pit pararon rápidamente y miraron a la banda en el escenario, la musica paro unos segundos después y las voces callaron mas rápido de lo que esperaban, todos esperaban algo o nada, los miembros de la banda se miraron los unos a los otros y el baterista fue el primero en comenzar a dar gritos en el micrófono.

-¡Vamos pedazos de mierda, uno, dos, tres cuatro!- Después de dar unos golpes con las baquetas para marcar que iniciaban la canción, después de esto la banda siguió y comenzó lo que parecía la musica de fondo de un violento campo de batalla, los gritos del vocalista se perdían inmediatamente entre la batería que parecía una ametralladora y la guitarra que parecía mas una sierra eléctrica, el bajo no se quedaba atrás con explosiones que parecían los pasos de un gigante.

La duración de la canción fue irrelevante para la gente del bar, el infierno mismo parecía ser desatado en el medio mientras mas y mas se unían al vicioso circulo que seguía creciendo hasta llenar buena parte del bar, mesas y sillas habían sido aplastados o volaron por el aire, vasos y botellas quebrados en el piso, cabezas o mesas, mientras la intensidad de la musica crecía la violencia lo hacia y cuando bajaba este no se detenía solo se mantenía igual, la banda disfrutaba ese tipo de respuestas pero habían estado en suficientes lugares como este para saber como terminaría todo.

Paso mas rápido de lo que parecía, la mitad de las canciones en su repertorio habían pasado y todavía no cumplían con el tiempo que les habían marcado. El vocalista hizo algunas señas a los otros miembros del grupo y después indico al publico a lo que todos le respondieron con una positiva.

-¡Que quieren, algo mas rápido o mas pesado!- Grito el vocalista marcando la ultima o con un grito largo y agudo, el centro levanto extremidades y gritaron de vuelta pero era bastante marcada la división entre los que respondían.

-¡Mas rápido!- Grito un lagarto gigantesca que alzaba ambas manos y cola desde un lado de las criaturas que gritaban a todo pulmón.

-¡Mas pesado!- Grito un raro tipo de cangrejo humanoide con ambas tenazas levantadas desde el otro lado del grupo.

-¡Mas rápido!-

-¡Mas pesado!- Ambos se miraron y siguieron gritando hasta que comenzaron a golpearse, pronto se unieron otros a los golpes y el centro del bar se transformo en un circulo vicioso de golpes y patadas.

-Todo por siete mil quinientos créditos- Dijo el guitarrista mientras hacia una mueca, una criatura con forma de araña subió al escenario y agito sus extremidades.

-¡Ya toquen!- Grito la araña mientras parecía tener un ataque epiléptico.

-¡Abajo, hijo de puta!- El bajista agito su bajo en forma de hacha y le dio un golpe a la araña a la cual le corto dos de sus brazos superiores y después la cabeza de un segundo golpe, con una patada tiro el cuerpo el mosh pit en donde se miraba que la violencia se salia de control. -¡Estoy hasta la madre de esto, la próxima te vas a la verga!- El bajista miro con odio al vocalista quien le miro de vuelta con indiferencia antes la situación.

-Esto va a estar mas cabrón que Orión- Respondió el vocalista

-Esto ya es mas cabrón, mira eso- Mas criaturas comenzaron a subirse al escenario.

-¡Desmadre!- El baterista saco una escopeta de doble barril recortado y disparo ambos cañones hacia un humanoide de hielo que había logrado subir al escenario, este exploto en una nube frígida y fragmentos pequeños de hielo que caían en todas direcciones, rápidamente comenzó a cargar su arma daba vueltas en el mosh pit, rápidamente comenzó a recargar el arma mientras observaba lo que seguía subiendo al escenario.

-Vámonos antes de que nos vaya peor- El grupo buscaba una salida mientras golpeaban todo lo que trataba de subir, no les importaba el equipo ya, eso lo podían conseguir de vuelta o comprarlo barato en alguna estación pirata, sus vidas era con lo que posiblemente no podrían salir viendo que las salidas se encontraban bloqueadas.

-¡Tendremos que hacer camino!- El bajista se lanzo al mosh pit y partió a un lagarto a la mitad con su hacha al momento de caer, la criatura cayo al piso temblando y de momento varios se alejaron rápidamente para no sentir la furia de aquella arma que vibraba mucho mas furiosamente que ellos.

-¡Vamos!- El grupo se abría paso hacia la salida principal, antes de poder llegar a esta se encontraron con un toro espacial de batalla, un enorme minotauro con brazos mecánicos y cuernos que salían de ambos lados de su cabeza que fácilmente podían empalar a todo el grupo.

-¡Un toro de batalla!- Grito el vocalista mientras paraba a menos de un metro de la criatura mitad hombre, mitad toro y cien por ciento maquina de muerte.

-¡Soy un toro de batalla enojado!- Grito la horrible criatura mientras sacaba una nube de vapor de su nariz, los ojos muertos observaban al grupo y mientras lo hacia dejaba caer un hilo de baba.

-No, estoy seguro de que eres un toro de batalla normal- El toro de batalla lanzo su cabeza hacia atrás y antes de que pudiera impactar el vocalista saco una pistola automática de grueso calibre y disparo al pecho del toro un par de veces para después terminar con un disparo hacia la cabeza que voló buena parte del cráneo.

-Ya vámonos- Continuando con su camino, el cual cada vez se abría mas por temor de los luchaban de morir ante el grupo, se vieron detenidos nuevamente por un grupo de guardias de la estación especial que entraban soltando golpes con sus bastones eléctricos a todos los que se les ponían enfrente.

-¡Por orden del código de orden de esta estación espacial quedan todos arrestados!- Exclamo el hombre que guiaba al escuadro de ocho hombres, todas las criaturas del mosh pit decidieron que la suerte de los guardias estaba marcada y se abalanzaron contra ellos.

-Eso si que se va a poner interesante- Dijo el baterista mientras miraba como varios de los guardias quedaban aplastados en el piso y su equipo pasaba a las manos equivocadas.

-¡Vámonos ya carajo!- El grupo salio disparado, en uno de los corredores cerca del bar se encontraron con el hombre que los había contratado.

-Eh, ustedes, por que no están tocando- Pregunto el hombre, este fumaba una especie de cigarro que producía un olor penetrante que mareaba.

-Tal vez sea por que se puso cabrona la cosa y no queremos acabar como mierda aplastada en el piso- Respondió el vocalista, pistola aun en mano.

-Con que no quieren trabajar. Roko, Yoyo, encargense de ellos- Un hombre de tres metros, corpulento, recubierto de alguna sustancia negra que le hacia ver completamente liso camino al frente del hombre mecánico y junto a este se paro una enorme mantis religiosa de unos dos metros de altura que agitaba sus alas intermitentemente mientras pasaba sus enormes garras por su cabeza.

-Hijos de la chingada- El guitarrista se lanzo con su guitarra hacia el criatura oscura pero su golpe no le hizo nada, el impacto creo una vibración sobre el pecho del hombre que visiblemente podía ver como pasaba por todo su cuerpo y desaparecía, la criatura simplemente extendió su brazo derecho y con su dedo índice regreso el impacto de la espada al guitarrista el cual salio volando al otro lado del pasillo, el vocalista de inmediato apunto su pistola y disparo pero la bala fue absorbida por la masa de la criatura.

-Mierda- El vocalista volteo hacia la mantis y comenzó a disparar, esta evadió ágilmente las balas hasta que el arma quedo vacía lo cual produjo un rostro de horror y sorpresa en el vocalista -¡Alguien haga algo!-

-¡Ya dejen de hacer pendejadas!- El bajista tomo su bajo como si fuera un rifle y toco una de las cuerdas, una onda de sonido salio del frente del bajo y la enorme criatura cayo al suelo hecho gelatina.

-¡A la mantis!- Exclamo el vocalista mientras recargaba su arma, el bajista tomo su turno contra la mantis y volvió a lanzar una onda de sonido, la mantis volvió a esquivar pero esta vez no por mucho -¡Mas rápido!-

-¡Mátalos!- Grito el hombre mecánico mientras trataba de sacar algo de su pantalón, se miraba bastante alarmado ante como cambiaba la situación.

-¡Hasta aquí llegaste hijo de puta!- El vocalista apunto al hombre y disparo, perforando parte de su estomago, el hombre toco los alrededores del agujero con su rostro alarmado.

-¡Cabrón, ayúdanos!- El baterista disparaba y recargaba tan rápido como podía, la enorme mantis era un enemigo formidable que esquivaba y a su vez se acercaba tan rápido como podía.

-¡Voy, voy carajo, voy!- El vocalista levanto la pistola y comenzó a disparar hacia la mantis la cual decidió escapar por los corredores tan rápido como pudo.

-¡Vámonos, por favor!- Exclamo el guitarrista

-Espera- El vocalista se acerco al hombre gordo ahora en el piso, de el tomo un pequeño bloque dorado con bordes azules. -Al menos no nos fuimos con las manos vacías-

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...