Thursday, August 6, 2015

El castillo en la Colina


En esa colina olvidada, donde esta aquella fortaleza derrumbándose sobre el espero mar esmeralda, es ahí donde grandes hombres vivieron y cayeron, el castillo tiene boca y nos cuenta la leyenda de hombres nobles y justos que defendieron esta tierra de los cuales destacan tres.

El primero es Abmon, hijo de Adon, formado tal cual guerrero con una espada potente y un pecho que podría destruir a sus menores con solo sudarles encima, sus brazos eran como las torres carmesí en las cuatro colinas, adornadas de bulto sobre bulto, con venas parecidas a ríos y hombros de montaña recubiertos únicamente por los tatuajes de Kadam y Janim, los hermanos de la fuerza y el valor, decorando de arriba a abajo por sus brazos.

A el lo conocí en una situación precaria donde mi vida se vio al filo de la navaja. Fue en una campaña donde nuestro grupo trabajo bajo el mando de un señor que no recuerdo, pero si su crueldad ante nosotros y los continuos retrasos en los pagos. Durante una de las batallas mas brutales que llevamos acabo en una serie de colinas donde nos estábamos defendiendo, caímos bajo ataque del señor de aquellas tierras el cual llenaba sus filas con caballería pesada y piqueros, los caballos no llegaban al tope y aquel valiente que lo intentara caía bajo nuestras lanzas pero fueron los piqueros los que nos sorprendieron con su ataque que rompió con nuestras delgadas lineas, correr era la única opción que quedaba en ese punto y lo hicimos, fue ahí cuando caí, mi muerte venia a todo galope con una lanza que estaba a uno o dos segundos de impalarme cuando escuche el relinchar del caballo, el sol estaba enegrecido ante una figura gigante que había logrado cortar la cabeza del caballo con un solo golpe, todo paso tan rápido que no lo comprendí hasta escuchar al jinete gritar en horror al momento de su caída.

Al regresar la mirada hacia la figura tapando el sol lo vi a el, el potente hombre que había dado muerte al jinete, era un bárbaro pero no buscaba sangre o de lo contrario hubiera ya acribillado a su víctima en el cielo. Sus ojos me miraron de vuelta y después apuntaron hacia los campos frente a nosotros, venían otros jinetes y la única salida era jugar en equipo, yo como arquero y su defensa lejana y el como el verdugo para todo aquello que llegare en rango. Fueron varios los que cayeron de golpe a hacerle compañía a su compañero, no fue mucho lo que duro ese equipo ya que la retirada era necesaria.

En el campamento todo era caos, la retirada fue en desorden y cada quien hizo como pudo su escape de ahí. Nuestra llegada fue tardía ya que no quedaba mucho en pie y todo lo de valor, en especial lo que estaba en la tienda de nuestro señor, habían sacado alas y caído en jaula ajena.

No comments:

Post a Comment

Alquimia y Marx

Dice Marx que "todo lo solido se desvanece en el aire", al menos esto lo cita Marshall Berman y lo usa para su libro del mismo no...