Monday, December 24, 2012

Los martirios de la verdad


La verdad Pura y las Razones de su Martirio

Había un hombre hace muchos años que adoraba la verdad.

Un día se apresuro a llevar a su pequeño hijo, su tesoro mas preciado, a la cama pero este le pidió primero que le contara una historia.

-Papi- Le dijo -, cuéntame una historia- El hombre le había negado la historia a su hijo, este le volvió a insistir. -Anda, hablame de algo- El hombre reflexiono por un momento y pensó que es lo que podía hacer para solucionar su problema, de inmediato se dirigió por un viejo libro y lo abrió para después cerrarlo inmediatamente. -¿Que pasa papa?-

-Te contare una historia de hombres honestos y de buenos valores- El niño miraba atentamente su padre el cual suspiro y comenzó a respirar de manera apresurada, sudor corriendole por la frente de manera lenta y dolorosa como si hubiera hecho demasiado ejercicio. -En el mundo existen muchas personas y entre ellos existen varios tipos, algunos quieren ser tus amigos y otros te querrán hacer daño-

-¿Por que?-

-Por que viven su vida cegador por la venda de la ignorancia-

-¿Por que?-

-Dejan que otros dicten lo que deben hacer, pensar, escuchar. Recuerda que jamas debes hacer eso y que siempre debes buscar la verdad. Debes evitar creer en rumores y mentiras, duda de las malas lenguas y reflexiona siempre en todo aquello que escuches hablar o que llegues a leer-

-Pero me miran feo cuando lo hago-

-No debes hacerles caso. Esa es la gente que no quiere ver la luz de la verdad. Tu siempre debes ver por esa luz, siempre debes buscarla y abrazarla para que después tu puedas darles aunque sea un diminuto rayo, conviértete en Prometeo- Una serie de golpes interrumpió la lectura y de manera apresurada este continuo. -Recuerda, siempre debes buscar la verdad, nunca debes caer en pozos sin fondo de ignorancia y vicios, se fuerte, ama a tu hermano el hombre y cuida de las mujeres- El hombre dio un beso al pequeño y se retiro rápidamente con el libro en mano pero no sin antes cerrar la puerta de ese cuarto con llave y guardarla en el librero del cual había tomado su libro. Los golpes continuaron, el se acerco a la puerta principal y se puso frente a ella mientras sostenía el libro en alto. No paso mucho tiempo antes de que la puerta explotara en una plétora de astillas y trozos de madera, una luz cegadora viniendo del otro lado y un silencio ensordecedor que parecía durar una eternidad, el hombre fue el que rompió el silencio.

-¡La luz vencerá la oscuridad!- La voz resonó en el cuarto y seguido una ráfaga de balas interrumpieron el abrumador grito del hombre. Este se encontró en el suelo en un charco de su propia sangre, tratando con toda su fuerza de no soltar el libro pero a la vez sintiendo que las fuerzas se le iban rápidamente. Un grupo de hombres irrumpieron velozmente y comenzaron a destruirlo todo, en el transcurso de este evento alguien se tomo la molestia de acercarse al hombre y observarle con detalle pero la mayor parte de dicha atención fue puesta en el libro que sostenía en sus ahora frígidas manos y el cual este terminaría por tomar, examinar y finalmente esconder.

Una vez terminado el siniestro evento y al encontrarse todos de vuelta en el cuartel el hombre comenzó a estudiar el libro y después de leer unas paginas y encontrarse con los ojos llenos de lagrimas decidió buscar al hijo del hombre y cuidar de el hasta que fuese de edad para revelarle la verdad y entregarle el libro de su padre.

-Toma, este libro perteneció a tu difunto padre y el me ha guiado estos últimos años por un nuevo camino al igual que yo he tratado de hacerlo contigo- El hombre le entrego el libro y le dijo -Que no quede mancha en su memoria ni en la tuya y que su legado sea una bendición, un haz de luz dentro de un mar de oscuridad y el regalo mas puro que puedas recibir-

El joven al leer brevemente el titulo y una parte del contenido de la introducción dejo caer una lagrima y agradeció al hombre que había rescatado el libro. -Así lo recibo y así lo conservare-

No comments:

Post a Comment

Buda

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." - Heráclito el Oscuro Pe...